Real rompe el maleficio

Un canterano da primer triunfo a 'merengues' en casa del Levante

VALENCIA, España (EFE).— Un gol del canterano Álvaro Morata dio al Real Madrid una valiosa victoria ayer sobre Levante (1-2) en el Ciudad de Valencia, donde nunca había ganado el conjunto madridista desde que es dirigido por Jose Mourinho, y en el que el estado del campo condicionó el juego de ambos equipos.

Sufrió muchísimo el Real Madrid para sumar los tres puntos ante un Levante que le plantó cara en un duelo marcado por un terreno de juego casi impracticable en el primer tiempo, pero que mejoró sensiblemente en el segundo cuando paró de llover.

Con Callejón como ariete y Cristiano por derecha, el Real no terminaba de entrar en el partido hasta que, en el ecuador del primer acto, Xabi Alonso provocó un mal rechace de la zaga que le cayó a Cristiano, y el portugués aprovechó el regalo para batir a Munúa, 1-0 al minuto 21.

Después Ronaldo fue atendido de un corte en la ceja por un codazo de David Navarro, lo que le hizo perder la vista.

“Al inicio del primer tiempo perdió un poco la visión de un ojo, pero al descanso fue en los dos y era imposible que continuara. Cuando llegue a Madrid irá al hospital”, explicó Mourinho tras el partido.

Tras el descanso, Mourinho ingresó a Raúl Albiol por Cristiano y el Levante a punto estuvo de igualar cuando apenas habían transcurrido unos segundos, tras un gran cobro de falta de Juanlu al que respondió Casillas espectacular.

Cuando mejor estaba jugando el Real y el Levante estaba K.O., llegó el 1-1 tras un gran pase de Martins a Ángel que éste no desaprovechó al 62′.

El partido subió de revoluciones en la segunda parte cuando el árbitro marcó penalti en acción sobre Callejón, lo que provocó un gran enfado de los locales, que pedían primero fuera de juego y después que la falta era fuera del área.

Xabi Alonso cobró, pero el meta uruguayo Gustavo Munúa adivinó el disparo. El partido estaba muy abierto y, curiosamente, tras el debate de la pasada semana sobre la cantera madridista, fue el canterano Morata quien le dio el triunfo al Real, en un complicado encuentro, para no ceder más ventaja al Barcelona.