Está con la soga al cuello

Palmeiras se ve a una derrota de descender a la Segunda División

RÍO DE JANEIRO (EFE).— El Palmeiras, uno de los equipos más laureados de Brasil, luchará este fin de semana por una victoria sin la cual estará abocado al descenso en la antepenúltima jornada de liga.

El club paulista, actual campeón de la Copa de Brasil, ocupa la casilla 18 con 33 puntos, por lo que necesita remontar al menos siete unidades así que no se puede permitir ningún tropiezo en las tres últimas jornadas.

Mañana tendrá como rival al Flamengo, equipo que no se juega nada, mientras que mirará de reojo qué hacen los rivales que tiene justo por encima, el Sport, en puestos de descenso, el Portuguesa y el Bahía, ambos fuera de la zona de peligro.

El Palmeiras se proclamó campeón de Copa el pasado julio garantizando su clasificación para la Libertadores de 2013, pero en cuatro meses está muy cerca de la segunda división, en la que ya jugó en 2003.

Al margen del drama del Palmeiras y los otros amenazados, esta jornada podría definir quién gana la última plaza para la Libertadores y además le servirá al Fluminense para celebrar ante su afición el título de campeón que ganó la semana pasada.

El Fluminense lucirá su condición de flamante campeón ante el Cruzeiro en el estadio Engenhão de Río de Janeiro, que rozará el lleno a juzgar por las largas filas de espera que se han formado para comprar entradas.

Además del Fluminense y del Palmeiras, ya están clasificados para la Libertadores el Gremio, el Atlético Mineiro y el Corinthians, como campeón de la edición de 2012, y solo resta un boleto disponible, que se repartirán el Sao Paulo y el Botafogo.