Narco y crisis en el debate

Alforan críticas y conflictos cuando se celebra Cumbre Iberoamericana
Narco y crisis en el debate
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (i), y el secretario general de la SEGIB, Enrique Iglesias, en el encuentro de ayer.
Foto: EFE

CADIZ, España.— La XXII Cumbre Iberoamericana, en la que se impusieron la crisis económica y el narcotráfico como temas casi excluyentes de la cita, bajó el telón ayer con una declaración conjunta que expresó el interés general de seguir promoviendo el desarrollo económico.

Asimismo se creó una comisión que dirigirá el expresidente chileno Ricardo Lagos para modificar el formato de este foro, que probablemente pasará a celebrarse cada dos años tras la cumbre ya programada de Panamá en 2013.

Mandatarios como el ecuatoriano Rafael Correa y el vicepresidente argentino Amado Boudou criticaron abiertamente las políticas de recortes en las que se ha embarcado la Unión Europea, a la que reclamaron no cometer los mismos errores que América Latina hace una década.

Otro de los puntos incluidos en el documento firmado por los más de 20 países fue la preocupación por la reciente legalización del consumo de marihuana para uso recreativo en estados de Estados Unidos, medida fuertemente criticada por México y El Salvador.

El presidente mexicano Felipe Calderón advirtió que no se puede dar “ni un paso atrás” en el combate al narco y pidió estudiar nuevos procesos para cortar el flujo de dinero de los consumidores a los grupos criminales. “En nuestros países, un campesino que siembra media hectárea es perseguido y encarcelado. En nuestros países, miles de gentes son presas de las garras de la delincuencia, del crimen y del narcotráfico”, dijo Calderón. “En EEUU ahora simple y sencillamente se producirá la marihuana a niveles industriales, se comercializará con absoluta libertad en esos estados y se consumirá a discreción”.

Igual de crítico e incluso más gráfico fue el presidente salvadoreño Mauricio Funes, quien aseguró que la situación actual provoca que unos pocos países “se lleven las ganancias”, mientras otros, como los países centroamericanos, solo “tengan los muertos”.