Analizan caso de accidente de tren

Setenta y dos personas acabaron en el hospital a raíz del indicente

PAULSBORO, Nueva Jersey.— El equipo de la empresa ferroviaria Conrail reportó problemas de señalización en un puente de ferrocarril en Nueva Jersey semanas antes del descarrilamiento de un tren que aconteció el viernes y estudiaba el problema en la víspera del accidente, que provocó una fuga de sustancias químicas tóxicas, dijeron ayer unos investigadores federales.

Setenta y dos personas acabaron en el hospital luego del descarrilamiento. Se prevé que más de 100 personas permanezcan fuera de sus casas esta semana mientras que se intenta retirar las sustancias tóxicas —cloruro de vinilo— de un tanque que se fracturó.

La junta Nacional de Seguridad de Transporte (NTSB) no puede examinar la escena hasta que los químicos sean removidos. Sin embargo, la agencia empezó este fin de semana a revisar los registros con un enfoque tanto en los problemas de señalización reportados recientemente como en el descarrilamiento de 2009 en el mismo puente.

Conrail regularmente transporta toneladas de material peligroso sobre este puente bajo, que fue construido originalmente en 1873. El puente comunica ambas riberas del río Mantua, un afluente del río Delaware, cerca de la ciudad industrial de Paulsboro; funciona como una valla de jardín, con una sección que se mueve al lado para abrirse al tráfico de embarcaciones, y a continuación se cierra para dar paso a trenes de carga.