Designación de Rice, el dilema

En el centro del debate está la explicación que dio la funcionaria durante una serie de programas televisivos
Designación de Rice, el dilema

WASHINGTON, D. C.— Las divisiones partidistas sobre la posible nominación de la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas Susan Rice como secretaria de Estado se intensificaron ayer, ya que los republicanos pusieron en duda su aptitud para el cargo y los demócratas la defendieron.

Los senadores republicanos se dijeron profundamente preocupados por las declaraciones de Rice sobre el ataque del 11 de septiembre contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi.

Han insinuado que su motivo pudo ser ayudar a mejorar las posibilidades de reelección del presidente Barack Obama. Los demócratas, por su parte, han dicho que no ven razón por la que tales declaraciones la descalifiquen en caso de ser postulada para el Departamento de Estado.

En el centro del debate está la explicación que dio Rice durante una serie de programas de entrevistas por televisión cinco días después del ataque en el murieron al embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses.

Rice ha admitido en reuniones privadas con legisladores que se equivocó en su relato inicial, de que una manifestación espontánea contra un video antimusulmán producido en Estados Unidos desencadenó el ataque. Sin embargo, ha insistido en que nunca trató de engañar a la opinión pública estadounidense.

Dijo que esa fue la interpretación que le proporcionaron los funcionarios de los servicios de espionaje estadounidenses, quienes han dicho que a medida que recibieron más información cambiaron su análisis del ataque.

En declaraciones vertidas a programas de televisión, dos de los críticos más feroces de Rice dijeron que lo manifestado por Rice fue más allá de lo que las agencias de inteligencia le dieron.