Espíritu navideño llega a Casa Blanca

Se festejará la Navidad honrando a todos los veteranos del país
Espíritu navideño llega a Casa Blanca

WASHINGTON, D. C.— Con el lema “Alegría para todos”, la Primera Dama, Michelle Obama, abrió las puertas de la Casa Blanca a la temporada navideña. Siguiendo el tono de los últimos años, las decoraciones rinden tributo a los veteranos y familias de miembros activos de las Fuerzas Armadas.

Con 66 mil soldados en Afganistán, el servicio de los estadounidenses durante las fiestas, ha cobrado cada vez más importancia. Un sello particular de la esposa del Presidente, quien no dudó en asegurar que “las familias militares son lo mejor que este país tiene que ofrecer”, durante un discurso realizado esta semana.

Luego de cinco días de trabajo, 85 voluntarios provenientes de 38 estados junto al Distrito de Columbia, dejaron lista esta semana la residencia de Gobierno, cuyos colores predominantes esta temporada son el azul, dorado y rojo. El árbol principal de la Casa Blanca, ubicado en el salón azul, tiene en su guirnalda central el lema “Uniendo fuerzas” o Joining forces en alusión a la iniciativa liderada por la esposa del Presidente, que pretende movilizar a todos los sectores de la sociedad para apoyar a la comunidad uniformada.

Entre los objetivos de la medida está mejorar las conexiones con la sociedad civil y mostrar las capacidades y experiencia de los veteranos.

Medallas de soldados, réplicas de la mascota de la familia Obama y ornamentos de los árboles navideños adornan el lugar: una Casa Blanca más lúdica que nunca esperando divertir a las 90 mil personas que llegarán a visitarla, sobre todo los más pequeños.

Al ingresar a la Casa Blanca los visitantes serán recibidos por el primero de los 54 árboles de Navidad que decoran la casa, incluyendo un abeto de 5.6 metros proveniente de Jefferson, Carolina del Norte.

Otro de los elementos llamativos son los ornamentos en base a flores, fruta y follaje hechos a mano, además de las decoraciones en base a ampolletas pintadas de color.

El toque final —y una tradición— es la réplica de la Casa Blanca confeccionada con jengibre, chocolate y mazapán, con un peso de 136 kilos. Esta vez la mezcla utilizada para su composición logró un color piedra que emula la fachada de la residencia en 1798. La réplica incluso cuenta con electricidad en su interior.

Durante esta temporada los tours por la Casa Blanca se pueden realizar desde las 7:30a.m. hasta la 1 p.m. Durante la tarde en general la familia Obama celebra recepciones con diversos grupos.