Cuesta de enero es muy costosa

Recomiendan saldar las tarjetas de crédito lo más pronto posible

Cuesta de enero es  muy costosa
María Guzmán no sufre en enero porque sabe administrar bien su dinero.
Foto: La Opinión - Jorge Morales

El despilfarro navideño, ese derroche en regalos para quedar bien y esa glotonería decembrina de abundante pavo, jamón y tamales, empezará a reflejarse en el estado de cuenta bancario con el inicio del nuevo año, lo que comúnmente se conoce como “la cuesta de enero”.

José Perales lo sabe bien, porque la repartición de regalos para sus hijos representa el desembolso de cientos de dólares.

“Es como pagar la renta del mes dos veces”, dijo Perales sobre el gasto navideño. “Y pues uno vive al día, la verdades que sí se resiente, y así es cada año, pero uno no entiende… Ya ni quiero ver cuando llegue el saldo de las tarjetas”.

La cuesta de enero es la dificultad económica por la que atraviesan muchas familias después del sobregasto que se hizo en comida y regalos por las fiestas decembrinas.

Teresa Ramírez, inmigrante oaxaqueña desde hace más de dos décadas, dijo haber aprendido la lección del despilfarro que solía hacer durante las fiestas navideñas.

“Ya no se siente tanto (la cuesta de enero), porque ya mis hijos están grandes y ahora compartimos gastos, a parte de que ya no les doy regalo, preferimos hacer intercambio de regalos y cooperamos para la comida, pero antes sí la sufría bastante”, comentó.

Recordó que en otros años, durante diciembre, solía cargar las tarjetas de crédito al tope y para poder pagarlas tenía que buscar trabajos extra.

“Por ahí de medio año venía recuperándome de las deudas”, agregó la señora Ramírez.

Para reponerse de ese despilfarro, comentó Katherine Pilnick, representante de Debt.org, una organización de ayuda para saldar las deudas; la mayoría de las personas tardade dos a tres meses.

“La gente no piensa en el presupuesto que tienen antes de gastar, por eso en enero empiezan a verse las dificultades”, comentó.

La cuesta de enero, al igual que en los países latinoamericanos, es muy común en Estados Unidos, dijo Pilnick, y es producto del gasto impulsivo.

Estadísticas proporcionadas por Debt.org indican que tres cuartas partes (75%) de la población adulta de Estados Unidos tiene algún tipo de compromiso financiero y tan sólo en tarjetas de crédito se superan los $855,000 millones de dólares en deuda.

Las deudas de los consumidores para finales de 2012 representaban alrededor de $11.4 trillones de dólares, es decir, que el promedio de deuda del estadounidense es de $47,000 dólares.

“Los expertos recomiendan sólo gastar el 1.5% de su salario anual en compras de diciembre”, dijo Pilnick. “Es importante presupuestar por escrito, si se dan cuenta que no podrán pagar en enero, es preferible abstenerse, y si van a usar tarjeta de crédito lo recomendable es pagar los saldos lo más pronto posible para no tener que pagar demasiado por los intereses”.

Cuando ya es demasiado tarde, que la cuesta de enero se ha hecho presente y está con el agua hasta el cuello, la representante de Debt.org recomendó la consolidación de deuda al poner todo lo que se debe en un mismo pago y con baja tasa de interés.

María Guzmán aseguró que no padece de la cuesta de enero porque sabe administrar muy bien su dinero.

“Es mejor medirse que gastar lo que no se tiene para así no empezar el año debiendo”, mencionó.