Cristiano se resigna

El portugués no gana, pero asegura que cumplió

Cristiano se resigna
Foto: EFE

ZURICH, Suiza (EFE).— El futbolista portugués Cristiano Ronaldo, quien ayer fue finalista en la terna del Balón de Oro de la FIFA, que si hubiera ganado habría sido el segundo en su carrera, consideró, en una reunión con la prensa previa a la entrega del premio, que más allá de obtener o no ese galardón, se sentía bien consigo mismo por lo logrado el pasado año.

“Yo tengo la conciencia tranquila. Conseguimos la Liga, conseguimos la Supercopa. Siento que he cumplido con mi deber. Misión cumplida”, afirmó.

“Independientemente de lo que pase en el día de hoy [ayer], es un honor estar aquí. Es un orgullo y un privilegio ser uno de los tres elegidos para ganar el Balón de Oro”, añadió el astro luso.

Pero dejó un mensaje con sus palabras Cristiano Ronaldo al admitir que no entiende el método de votación del galardón.

“No es un premio de vida o muerte, la vida continúa. Sinceramente, no sé la lógica de este trofeo porque los últimos años ha variado. No sé si es por los títulos o por el rendimiento individual”.

Una vez más quiso dejar claro el futbolista del Real Madrid que no mantiene una mala relación con el argentino Lio Messi, y admitió que no ejerció su derecho a voto como capitán de la selección portuguesa.

“No es cierto que tengamos esa rivalidad. Él trabaja para su equipo y yo para el mío. Yo no voté porque me di un golpe ese día con mi selección y me enviaron a casa”, reconoció.

Cristiano Ronaldo prometió seguir dando todo su esfuerzo para seguir mejorando.

“En Portugal tenía el sueño de ser jugador de un equipo de futbol, pero nunca me pasó por la cabeza poder llegar a ser el mejor. Tengo que seguir trabajando para mejorar”, dijo.

Por último, mostró respeto y envió un consejo para el jugador alemán del Milan, Kevin-Prince Boateng, quien el pasado jueves abandonó un terreno de juego luego de recibir insultos racistas.

“Lo que hizo es una decisión muy personal. Yo creo que tenemos que saber vivir con esa gente. No podemos abandonar el campo por insultos o gritos porque tenemos que saber convivir con esa gente. Son sólo algunos y no se puede culpar a todo un estadio. De todos modos es una decisión muy personal y respetable”, señaló.