Damasco va a diálogo con la oposición

Parece difícil que el plan tenga una buena acogida
Damasco va a diálogo con la oposición
Los opositores Adel Naisseh (d), Faisal Azzouz (c), y Tareq al-Ahmed asisten a un encuentro posterior al diálogo en Damasco, Siria.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto (EFE).— El ministro sirio de Información, Omran al Zubi, invitó ayer a todas las fuerzas opositoras sirias a participar “sin condiciones” en el diálogo nacional propuesto por el presidente, Bachar al Asad, para salir de la crisis.

En declaraciones difundidas por la agencia oficial siria, Sana, Al Zubi explicó que el Consejo de Ministros formará un comité para contactar con todas las fuerzas políticas, nacionales y sociales para iniciar la conferencia de diálogo.

Este diálogo deberá basarse, según el ministro, en el rechazo a la intervención extranjera y el respeto a la soberanía nacional. Al Zubi añadió que la oposición siria no puede aceptar el suministro de armas procedente del extranjero, con el fin de evitar los intentos de “influir en las resoluciones independientes nacionales”.

Esta propuesta de diálogo parece poco probable que tenga una acogida entre los opositores, ya que la Coalición Nacional de Fuerzas de la Revolución y la Oposición Sirias (CNFROS) ya ha anunciado su rechazo a la misma.

Hace unos días, al Asad se dirigió a la nación por primera vez en medio año con un discurso en el que prometió seguir su “guerra contra el terrorismo” y lanzó una nueva propuesta política.

En su plan de tres fases, al Asad exigió que, en primer lugar, cese el suministro de armas y el apoyo financiero a los “terroristas”, tras lo cual el Ejército sirio detendrá sus operaciones, para permitir el regreso de los desplazados.

Una vez alcanzado un mecanismo para aplicar el cese de la violencia, se convocará una conferencia global que abrirá la segunda fase de la hoja de ruta, en la que se prevé un diálogo nacional.