El examen de Papanicolaou se puede llevar a cabo cada tres años

Cada vez son más las mujeres que se realizan el examen de Papanicolaou cada tres años y no anualmente, tal y como establecen las nuevas recomendaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., de acuerdo con dos estudios sobre este asunto publicados recientemente.
El examen de Papanicolaou se puede llevar a cabo cada tres años
Toda mujer tiene riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, pero se da con mayor frecuencia en las mayores de 30 años.
Foto: La Opinión - Archivo

ATLANTA, Georgia.— Cada vez son más las mujeres que se realizan el examen de Papanicolaou cada tres años y no anualmente, tal y como establecen las nuevas recomendaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, de acuerdo con dos estudios publicados recientemente.

En 2012 el Colegio Estadounidense de Médicos de Obstetricia y Ginecología, la Sociedad Estadounidense del Cáncer y la Fuerza de Trabajo para Servicios Preventivos de EEUU recomendaron que las mujeres mayores de 21 años empezaran a realizarse la prueba cada tres años y no anualmente, como se aconsejaba hasta entonces.

“Conforme hacemos un seguimiento del uso de las pruebas de Papanicolaou entre las mujeres del país, estamos seguros de que las mujeres están siendo revisadas de acuerdo con las directrices establecidas para maximizar los beneficios y minimizar los daños”, declaró Meg Watson, epidemióloga de la División de Prevención de Cáncer de los CDC.

Las tres entidades están de acuerdo también en que estas pruebas —que se realizan para detectar y prevenir cánceres de cuello uterino— no son necesarias para la mayoría de las mujeres que han tenido una histerectomía total (extirpación del útero) en caso de que no tengan cáncer.

Igualmente, coinciden en que no es necesario realizar esta prueba a las mujeres mayores de 65 años que durante varios años hayan superado esta prueba con resultados normales.

De acuerdo con las autoridades sanitarias del país, las nuevas directrices permiten centrar los esfuerzos de salud pública hacia las mujeres con más riesgos de sufrir cáncer de cervicouterino y disminuir las pruebas entre las menores de 21 años, entre las que el cáncer cervical es poco común.

La prueba de Papanicolaou (o citología vaginal) identifica los precánceres, cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada.

De acuerdo con los CDC, el cáncer de cuello uterino es fácil de prevenir gracias a pruebas como la de Papanicolaou, que permiten detectar factores de riesgo en etapas tempranas antes de que se desarrolle el cáncer.

Las investigaciones ponen de manifiesto que entre las mujeres de 30 años o más sin histerectomía se ha dado una disminución en el número de pruebas realizadas dentro de un período de tres años.