Paro de futbolistas demora inicio torneo chileno

Santiago de Chile — Un paro de futbolistas al que llamó el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile (Sifup), para este próximo fin de semana en demanda del pago de sueldos atrasados en algunos clubes, impedirá el comienzo del torneo 2013.

La información fue entregada ayer por Carlos Soto, presidente del Sifup, quien precisó que no arrancará el campeonato local en tanto no se restablezcan dos puntos- el pago a todos los futbolistas de lo que se les adeuda del año 2012 y se restablezca la cantidad de siete futbolistas que van a la banca los fines de semana.

Respecto del segundo tema, Soto explicó que en las bases de la temporada 2013, recientemente aprobadas, rebajaron a cinco el cupo de jugadores suplentes en banca por partido “medida que rechazamos categóricamente”.

“Si la Asociación Nacional del Fútbol Profesional (ANFP) no soluciona esta situación, este fin de semana no comenzará la competencia. Es más, en el tema de los sueldos impagos llevamos el reclamo hasta la Dirección del Trabajo, pero sin respuesta”, puntualizó.

VUELVE LA VIOLENCIA. La justicia investiga los violentos incidentes ocurridos el domingo entre la policía y simpatizantes de Newell’s Old Boys que obligaron a suspender un partido entre ese equipo argentino y su tradicional rival Rosario Central.

La jueza de la ciudad de Rosario Alejandra Rodenas dijo el lunes a periodistas que por la trifulca entre hinchas rojinegros con la policía en las instalaciones del estadio de Newell’s hay nueve personas detenidas y un agente sufrió una herida de bala. Los hechos ocurrieron horas antes del amistoso que estaba programado para jugarse en el estadio de Rosario Central, a donde sólo se permitía el ingreso a los seguidores de ese club.

Versiones periodísticas señalaron que los hechos de violencia se produjeron después de que simpatizantes de Rosario Central que se trasladaban en un ómnibus arrojaron objetos contra las instalaciones del estadio de Newell’s cuando pasaban por las inmediaciones y en momentos en que había mucha gente en las piscinas de natación y descansando. Eso aparentemente generó la reacción violenta de los seguidores del equipo rojinegro que terminaron enfrentados con la policía.

Pero la jueza señaló que la trifulca habría comenzado cuando varios simpatizantes de Newell’s —agredieron a unos vehículos— que se dirigían a la zona donde se encuentra el estadio de Rosario Central.

Servicios combinados