Asalto a base aérea en Alepo

Rebeldes sirios se apoderan de aeropuerto tras feroces combates
Asalto a base aérea en Alepo
La nube de humo se pudo observar ayer en Aleppo, Syria, donde los combatientes del régimen tomaron control de una base aérea.
Foto: AP

JERUSALÉN, Israel (Notimex).— Los rebeldes sirios tomaron ayer el control de un aeropuerto militar en la norteña ciudad de Alepo y se apoderaron de aviones de guerra tras 48 horas de feroces combates con las fuerzas del régimen, que dejaron un saldo de al menos 40 muertos o heridos.

Tras la retirada de las tropas gubernamentales del aeropuerto de al-Jarah, los insurgentes decomisaron una flota de aviones de combate, incluidos los MIG, así como una gran cantidad de municiones, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El director del OSDH, Rami Abdel Rahman, indicó que en el asalto al menos 40 soldados murieron, resultaron heridos o fueron capturados; sin embargo, la cadena Al Yazira solo dio cuenta de al menos 50 soldados capturados.

Según activistas de Alepo, los combatientes en el norte de Siria han cambiado su estrategia en las batallas, capturando los aeropuertos y bases militares para bloquear el suministro de armas y poner fuera de servicio los aviones utilizados para bombardear a los rebeldes. Una fuente del régimen sirio confirmó la captura del aeropuerto militar de Alepo tras más de 48 de combates, pero minimizó la importancia.

“Es un aeropuerto muy pequeño, usado para propósitos de entrenamiento. Sólo hay pequeñas cantidades de munición inservible dejado allí y varios aviones que han estado fuera de servicio durante mucho tiempo”, dijo.

El control de la base aérea de al-Jarah tuvo lugar un día después de que los rebeldes se apoderaran de la presa más grande del país, un emblemático símbolo industrial del régimen de cuatro décadas de la familia del presidente Bashar al-Assad.

Mientras los combatientes han logrado victorias en el norte y este de Siria, las tropas del régimen sirio mantienen el control de las áreas de la provincia de Damasco, la capital siria y la provincia central de Hama. Ayer el rebelde Ejército Libre Sirio aseguró haber matado al oficial de la Guardia Republicana, el general Said Zarifa, amigo del comandante en jefe de este cuerpo de élite, Maher al-Assad, hermano del presidente sirio. Sin embargo, esta información no ha podido ser verificada de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.