Venezuela caería en mayor inflación

Incertidumbre y dudas por cómo autoridades mitigarían efectos de la devaluación
Venezuela caería en mayor inflación
Venezolanos pagan sus compras en una tienda, en el centro de Caracas. Desde ayer entra en vigor en el país la devaluación en la tasa de cambio oficial del bolívar con el dólar, lo cual ha creado el riesgo de la inflación y la gente está temerosa.
Foto: EFE

CARACAS, Venezuela.— La nueva devaluación de la moneda venezolana, que ayudará al Gobierno a bajar en parte el déficit fiscal, se inició el miércoles en medio de incertidumbre y dudas sobre cómo las autoridades podrán mitigar la creciente demanda de divisas y las presiones en el mercado negro, mientras el Ejecutivo anunció que endurecerá las sanciones contra las empresas que incurran en alzas desmedidas de precios.

El anuncio del Gobierno constituye un intento por contener el avance de la inflación que generaría el ajuste cambiario,

El vicepresidente Nicolás Maduro dijo ayer miércoles que el Gobierno acordó como parte del ajuste del sistema cambiario una “nueva estructuración” de la estatal Comisión de Administración de Divisas (Cavidi), y la intensificación de los controles previos y posteriores sobre las empresas que reciben los dólares oficiales.

Maduro dijo a la televisora estatal, durante una visita al estado central de Lara, que el Gobierno realizará una “persecución del delito de especulación a nivel de los mayoristas” para evitar el avance de la inflación.

“Aquellos que sigan jugando, que sean sorprendidos infraganti en este juego de especulación contra el pueblo, nosotros vamos aplicar la ley, y vamos a ocupar inmediatamente ese establecimiento y lo vamos a regentar hasta que se regularice con el pueblo venezolano”, agregó.

El vicepresidente también informó que para abatir la escalada de la inflación el Gobierno acordó establecer “precios máximos” para las medicinas consideradas como “esenciales”, pero no dio detalles.

Pese a que el anuncio del ajuste cambiario de la semana pasada fue limitado, pues sólo se dijo que la nueva tasa de cambio sería de 6.30 bolívares por dólar, y que se eliminaría la adquisición de divisas a través de la compra de bonos en moneda extranjera, las autoridades no ofrecieron detalles sobre cómo se suplirán los requerimientos de grandes y medianas empresas, así como de importadoras.

Estas compañías enfrentan problemas desde hace más de dos meses luego de que se redujera progresivamente la compra de la divisa, situación que generó fuertes presiones en el mercado negro del dólar y graves problemas de escasez de alimentos y bienes.

El efecto de la devaluación sobre los ciudadanos parece inocuo en el corto plazo según el profesor de economía de la Universidad Católica Andrés Bello Ronald Balza. “En Venezuela la devaluación se esperaba desde hace tiempo, y muchos se habían protegido ya”, dijo Balza al reconocer que ante la inminencia del ajuste cambiario numerosas personas realizaron compras masivas electrodomésticos y otros bienes a finales del año pasado.

Pero el problema más inmediato va a ser la inflación que ha sufrido una aceleración en los últimos meses motivada, en parte, por el aumento en los precios de algunos bienes que ha tomado como referencia el mercado negro donde la divisa estadounidense se cotiza unas tres veces al valor del cambio oficial.