Débiles ideas sobre reforma

Un potencial acuerdo entre sindicatos y negocios preocupa a legisladores
Débiles ideas sobre reforma
El senador Richard Durbin (centro), dijo que se habían autoimpuesto la meta de tener una resolución para el 15 de febrero.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C.— Nadie dijo que sería fácil. Las negociaciones sobre una reforma migratoria fuera del Capitolio perdieron cierta tracción ayer luego de que los sindicatos y negocios no lograran un acuerdo preliminar sobre el flujo futuro de trabajadores en el plazo pactado.

Aunque el “grupo de los ocho” senadores bipartidistas que negocia una reforma migratoria realiza intensas reuniones semanales, este esfuerzo podría irse por la borda si las conversaciones no avanzan fuera del Congreso.

El senador Richard Durbin (D-IL), quien integra el “grupo de los ocho”, explicó a La Opinión que desde que se iniciaron las conversaciones entre sindicatos y negocios ambos se habían autoimpuesto la meta de tener una resolución para el 15 de febrero.

“Es crucial que alcancen un acuerdo. La vez pasada todo fracasó por esto. No van a cumplir el plazo propio que se fijaron, pero espero que continúen trabajando. Mientras antes tengan algo, mejor”, dijo Durbin. Fuentes involucradas en las negociaciones aseguraron que miembros del “grupo de los ocho” sostuvieron una reunión informal ayer con el presidente de la Cámara de Comercio, Tom Donahue, y el presidente de AFL-CIO, Richard Trumka. Y es que existe preocupación en la Cámara Alta, ya que ambos sectores acumulan ya varios meses de diálogo sin un resultado concreto. Pero la ausencia de humo blanco ahora no aplaca las voces de optimismo.

De hecho, en el Congreso se ha especulado la posibilidad de tener un convenio la próxima semana.

En una declaración conjunta Randy Johnson, vocero de la Cámara de Comercio y Ana Avendaño, asistente del presidente y directora de inmigración y acción comunitaria de AFL-CIO, aseguraron que “continúan conversando”.

Consultado por La Opinión, el secretario tesorero de SEIU, Eliseo Medina, comentó que “ni los negocios, ni sindicatos, quieren ser responsables de que no exista una reforma migratoria”.

“Sigo optimista en que lograremos un acuerdo”, agregó Medina.