La deportación afecta la salud mental de niños

Estudian impacto en la salud mental de los hijos de padres que son deportados, esperan que resultados aporten evidencias científicas para quienes hacen e implementan las leyes de migración
La deportación afecta la salud mental de niños
La investigación contempla a 80 menores que viven en Austin, Texas; Sacramento, California; San Luis, Missouri y México.
Foto: EFE

SACRAMENTO.- El impacto en la salud mental de los niños ciudadanos, cuyos padres han sido deportados, es objeto de un estudio conjunto entre la Universidad de Texas en Austin, el sistema de salud de la Universidad de California en Davis y el Instituto Nacional de Psiquiatría de México.

“Es el primer estudio sobre migración, salud y ley que se hace. Lo que queremos ver es qué le estamos haciendo a nuestros niños en el país. Y la magnitud y consecuencias en la salud mental de los hijos de los más de 200,000 deportados“, dijo el doctor Sergio Aguilar-Gaxiola, director del Centro para Reducir las Disparidades de Salud de la Universidad de California en Davis.

Precisó que los niños que se entrevistarán tienen entre 9 y 14 años, mitad niños y mitad niñas.

“Se escogió estas edades porque son los años más formativos en los que los menores aprenden a diferenciar entre el bien y el mal, y los aspectos morales y éticos”, explicó a La Opinión el doctor Aguilar-Gaxiola, uno de los investigadores participantes.

“Sabemos que la separación familiar puede ser catastrófica para un niño en etapas críticas de su desarrollo.Y la adversidad infantil es uno de los indicadores más fuertes para desordenes mentales tempranos así como manifestaciones prematuras de condiciones de salud crónicas”, afirmo el especialista en salud mental.

La investigación contempla a 80 niños que viven alrededor de Austin, Texas; Sacramento, California; San Luis, Missouri y México.

Los factores que se evaluarán para medir su bienestar serán: depresión, trauma, autoestima y autoimagen.

El investigador principal es el doctor Luis Zayas, decano de la Universidad de Texas en Austin.

“Esperamos que las evidencias científicas que este estudio produzcan, sean consideradas fuertemente por quienes hacen las leyes de migración y las implementan”, comentó Zayas mediante un comunicado.

El estudio será financiado por dos años con una beca de 182,000 dólares del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los Institutos Nacionales de Salud.

Población infantil a estudiar:

  • Niños ciudadanos que fueron llevados a México con sus padres deportados
  • Niños que permanecen en el país al cuidado de un padre después de que el otro padre fue deportado
  • Niños, con ambos padres deportados y al cuidado de amigos o familiares
  • Niños cuyos padres no han sido deportados pero están en proceso deportación