Evangélicos apoyan dar ciudadanía a indocumentados

Es la primera vez que este grupo religioso toma una posición en el polémico tema de inmigración
Sigue a La Opinión en Facebook
Evangélicos apoyan dar ciudadanía a indocumentados
Es la primera vez que los líderes evangélicos toman esa posición en una cuestión que provoca tantas divisiones

Washington — Líderes evangélicos dijeron este lunes que apoyarán que se cree un mecanismo para obtener la ciudadanía dentro de una nueva ley de inmigración, la primera vez que toman esa posición en una cuestión que provoca tantas divisiones.

Jim Wallis, titular del grupo cristiano Sojourners, de apoyo a la justicia social, explicó que la decisión responde a un “cambio profundo” en la comunidad evangélica. Agregó que los líderes evangélicos llegaron a la conclusión de que “no debería haber imágenes de Dios de segunda clase y por lo tanto, no creemos en un segundo estatus para la gente dispuesta a ganarse ese camino a la ciudadanía”.

Sojourners integra una coalición de grupos evangélicos llamada Mesa Evangélica de Inmigración que ha promovido una reforma para conferir legalidad a 11 millones de inmigrantes en situación ilegal. Hasta este lunes, los grupos no habían apoyado explícitamente la ciudadanía, pero dijeron a la prensa en una conferencia telefónica que acaban de llegar a la conclusión de que es adecuado apoyar la ciudadanía en su condición de líderes religiosos.

Es un paso que tal vez haya ido más lejos del apoyo que han dado algunos miembros de congregaciones, en particular aquellos que son más conservadores políticamente, pero los líderes insisten en que una vez que el tema es visto desde la perspectiva de la Biblia de dar la bienvenida a los extranjeros, hay un sorprendente acuerdo.

La legalización, sin incluir la ciudadanía, “no confiere al que la recibe la totalidad de la gracia y redención de Dios”, dijo Robert Gittelson, director de Conservadores para una Reforma Migratoria Completa.

El anuncio se conoce mientras un grupo de senadores republicanos y demócratas trabajan en una reforma migratoria que planean dar a conocer en abril y que crearía un mecanismo para obtener la ciudadanía y también fortalecería la seguridad fronteriza, instalaría nuevos candados para evitar la contratación de personas que no realicen los debidos trámites migratorios y mejoraría la inmigración autorizada. El destino del proyecto es incierto, en especial en la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, y los líderes religiosos han dicho que cabildearán a favor de su aprobación.

Todo es parte de un papel cada vez más relevante de los evangélicos que han tenido a medida que avanza el debate migratorio. Hace poco se reunieron con el presidente Barack Obama para hablar del tema y la semana pasada comenzaron a transmitir anuncios por radio sobre inmigración en Carolina del Sur, donde el senador republicano Lindsey Graham, uno de los legisladores que trabaja en la propuesta de reforma migratoria, busca reelegirse.