Ya bajó siete libras

Hace dos semanas dimos a conocer el inicio del reto de Daisy

Guía de Regalos

Ya bajó siete libras
Daisy Villanueva de 16 años y estudiante de Santee es medida por la doctora Italia Solorzano.
Foto: Aurelia Ventura

Han pasado dos semanas desde que Daisy Villanueva, de 16 años y estudiante de Santee High School, inició un programa estricto de pérdida de peso y aunque ella se siente motivada por las 7 libras que ha perdido en este corto período, confiesa que requiere mucha fuerza de voluntad apegarse a la dieta.

Ella es parte de un programa de la escuela Santee y la Fundación San Miguel —de la red de Clínicas San Miguel—, llamado Weight Revolution. Este programa gratuito brinda toda la comida, un calendario de actividades físicas en la escuela, en la cual los jóvenes pueden participan que incluye yoga, aeróbicos, entrenamiento con pesas y Tai Chi, entre otros.

“Hacer una o dos horas de ejercicio al día no es difícil, el mismo dolor de cuerpo me dice que estoy haciendo las cosas bien y que debo seguir, pero con la comida a veces es una batalla. Durante la primera semana, en mi casa me decían que si estaba segura que no quería comer lo que ellos preparaban como pescado frito y yo les decía que no, pero en realidad a veces se me antojaba comer eso o algo más”, dijo Daisy.

En estas dos semanas, el rostro de la joven se ve más libre y despreocupado, está más activa, la ropa se le ve holgada y su sonrisa está llena de esperanza.

“Aún no se me cae la ropa, pero sé que pronto ya no me quedará y podré vestir un tamaño más pequeño”, dijo Daisy emocionada.

La semana del 11 de febrero fue especialmente difícil para Daisy, ya que ella forma parte del grupo de cocina que compite con otras escuelas, y en esa semana tuvieron competencia. Como parte de las reglas del concurso, ella tenía que probar la comida que cocinaba. Si logró perder peso durante esos días, ella está convencida que ahora posiblemente perderá aún más.

Su meta es perder 40 libras en 12 semanas. Es decir, un poco más de seis libras cada dos semanas. Si continúa este ritmo, ella lograría su meta. Su compañero de equipo de cocina, Rafael Alvirde, también está siguiendo el programa de pérdida de peso. En este mismo período él ha bajado 12 libras.

“Con Rafael nos apoyamos mutuamente. Él a veces me ayuda a mantenerme en línea con la dieta y a veces yo le doy ánimos… me alegra que él haya perdido 12 libras, me gustaría perder al mismo ritmo, pero sé que cada persona es diferente”, dijo Daisy.

La joven es consciente que todas las personas a su alrededor quieren que tenga éxito. Su maestra de cocina la Chef Lisbeth Caiaffa y hasta la subdirectora de la escuela, Yolanda Rangel, están pendientes de su desarrollo. Pero para ella lo más importante es servirle de ejemplo a sus hermanos de 10 y 12 años de edad, a quienes se les ve las libras de más en el cuerpo y en la cara.

Daisy dice que ella fue un mal ejemplo para sus hermanos por la forma en que comía antes y las miles de excusas para no cuidarse. Ahora, ella espera que sus hermanos sigan su ejemplo y tal vez, su familia entera pueda apoyarse mutuamente para perder esas libras de más.