Modelo de negocio amenaza la educación pública en CCSF

La tendencia a la privatización del Colegio de la Ciudad de San Francisco afectaría los estudios de inmigrantes hispanos y sus hijos; mas no sólo a ellos
Modelo de negocio amenaza la educación pública en CCSF
"¿Dónde está el dinero?", cuestiona esta estudiante del CCSF en una manifestación frente a la alcaldía de San Francisco.
Foto: Ricardo Ibarra / El Mensajero

SAN FRANCISCO.— El barrio de la Misión se vuelve más difícil para la comunidad hispana: asesinatos a civiles inocentes [Jacob Valdiviezo, el más reciente], el incremento al costo de la renta de casas habitación y las continuas amenazas a la educación pública en el Colegio de la Ciudad [City College of San Francisco], que como dijo el afroamericano Tarik Farrar, el modelo de negocio que quiere imponer la Junta Directiva “afectaría a los más vulnerables”, afros e hispanos por igual.

Los departamentos que representan la diversidad académica en CCSF organizaron una reunión abierta a los medios informativos para exponer los riesgos de perder las clases en áreas como estudios latinoamericanos, filipinos, afroamericanos, comunitarios, laborales, de la mujer, de los discapacitados, de gays, de lesbianas, de bisexuales y de los y las transgénero.

Argumentaron que a pesar de contar con unos 20 millones de dólares derivados de la aprobación de las proposiciones A [en San Francisco] y 30 [en California], la Junta Directiva resguarda un porcentaje de los recursos en una “reserva”, mientras una considerable parte va a los altos salarios de los principales administrativos, sin beneficiar a estudiantes o maestros o intendentes que asean las aulas y pasillos escolares.

El sitio en internet SaveCCSF.org, reporta: “El nuevo canciller de CCSF —Thelma Scott-Skillman— y el administrador especial —Robert Agrella— (que se le paga $1,000 dólares al día), se niegan a usar los fondos de la Proposición A para las clases y programas de financiación. Esto es ilegal e inmoral. En el corto plazo, el tema del presupuesto se puede resolver utilizando fondos de las proposiciones A y 30, como fue la intención de los votantes”, respaldado en San Francisco por 73% de los electores.

Édgar Torres, director del Departamento de Estudios Latinoamericanos, suscribió en el auditorio principal del módulo CCSF en la Misión [1125 calle Valencia]: “El nuevo esquema intenta cambiar nuestro actual modelo educativo a un modelo de productividad. Nos están diciendo que el estudio de los problemas públicos no son productivos, que el estudio de la historia moderna de Latinoamérica no les es productivo”.

“El modelo que pretenden implantar es un modelo de negocio, y no funciona en la educación”, agregó a la conversación el director del Departamento de Estudios Afroamericanos, Tarik Farrar. “Quieren generar ingresos sin tener en cuenta el desarrollo de la intelectualidad de una persona, lo cual no sólo está mal, sino que es inmoral”.

Muriel Parenteau —con visibles complicaciones en sus extremidades— expresó que a su Programa de estudiantes con discapacidad le han recortado ya 40% de su presupuesto y ha sido cuestionada por los administrativos por los talleres comunitarios que organiza en distintos espacios de la ciudad, “diciéndome que no son obligatorios y que por tanto deberíamos eliminarlos”.

“En momentos cuando el sureste asiático sólo se ve como una amenaza”, pronunció el director del Departamento de Estudios Filipinos, Leo Paz, “quieren recortar estos estudios, cuando más es necesario comprender esa zona en particular”, dijo en referencia a la actual tensión global entre países como Estados Unidos con la nación de Corea del Norte.

Bill Shields, principal del Departamento de Estudios Laborales y Comunitarios, comunicó a El Mensajero, en un bien pronunciado español —a pesar de su origen caucásicoamericano: “Están amenazando a los departamentos de diversidad porque están diciendo: ‘Vamos a cortar los fondos a los departamentos de estudios laborales y comunitarios, al departamento de estudios latinoamericanos…’. Esta es una amenaza fuerte al corazón de la institución y a las comunidades que servimos”.

Un último mensaje de los directores de departamentos: “No hemos cerrado. Seguimos y seguiremos abiertos; daremos la pelea“.

Las próximas acciones públicas para defender la educación pública en el Colegio de la Ciudad serán el 16 de abril y 17 frente a la alcaldía de San Francisco y el 25 de abril en el corazón de esta institución: el campus de Ocean [50 Phelan Avenue] a las 5:30 p.m.