Recomiendan despetrolización

Experto: economía mexicana no debe depender tanto del petróleo
Recomiendan despetrolización
BOG100. BOGOTÁ (COLOMBIA), 15/01/2013.- Fotografía de archivo del 6 de enero de 2012 que muestra la Torre Corporativa de Petróleos Mexicanos (PEMEX), ubicada en Ciudad de México. Pemex proyecta despedir al menos a 15.000 trabajadores de su plantilla como parte de un plan de reorganización de la compañía, reveló hoy, martes 15 de enero de 2013, el diario El Universal. Fuentes de Pemex consultadas por Efe no hicieron comentarios a la noticia en torno al recorte que, según el rotativo, afectaría a más de la mitad de los cargos de confianza con que cuenta la empresa, la mayor de América Latina. EFE/Mario Guzmán

AGUASCALIENTES, México.— El especialista Eduardo de la Vega recomendó “despetrolizar” la economía nacional para evitar problemas financieros y energéticos, ya que las reservas de hidrocarburos sólo alcanzan para asegurar la producción durante 10 años.

El director de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana campus Bonaterra señaló que si no se hace nada al respecto, en menos de una década, el país pasará de exportador a importador de hidrocarburos.

El creador en México del concepto de Ingeniería en Tecnologías Energéticas opinó que dicha problemática no está lejana, sobre todo si se considera que actualmente el abasto nacional de energéticos ya se está satisfaciendo con la importación de gasolina, gas y productos petroquímicos.

“Lo anterior indica que si bien nuestra balanza comercial petrolera es superavitaria, llama la atención que las importaciones se hayan incrementado siete mil 974 millones de dólares en el año 2000 a 41 mil 139 millones de dólares en 2012”, aseveró. El investigador dijo que este escenario podría complicarse más si se considera que Estados Unidos, nuestro principal cliente, busca reducir significativamente su dependencia del petróleo.

De la Vega Segura dijo que las estimaciones indican que esa nación podrá reducir a la mitad su dependencia del petróleo proveniente del Medio Oriente para fines de esta década y podría eliminarla por completo para el año 2035.

“La reducción en la demanda sería consecuencia de un mayor uso de vehículos que consumen menos energía y un aumento en el suministro de combustible renovable, pero sobre todo por el hallazgo de nuevas fuentes de crudo en el hemisferio occidental, en particular en territorio estadounidense”, sostuvo.

Destacó que la Oficina de Información Energética de Estados Unidos anunció que para 2020, casi la mitad del crudo que consume ese país será producido internamente, a vez que el 82 por ciento provendrá de regiones del Atlántico.

Habló sobre la existencia de un estudio que apunta que esta situación implica sin duda profundas consecuencias, no sólo para la economía norteamericana, sino también para la de los países productores como los de la OPEP y México.

Explicó que “una menor demanda de los Estados Unidos conducirá a una sobreoferta que reducirá drásticamente los precios y por ende los ingresos”.

El investigador dijo que esta problemática se agrava ante el hecho de que las finanzas públicas mexicanas dependen de los ingresos petroleros.

Durante el periodo 2000-2012, entre 32% y 35% de los ingresos presupuestarios del gobierno federal han provenido del petróleo, lo cual muestra que no se ha hecho mucho por despetrolizar las finanzas públicas, asunto que se mantiene como una asignatura pendiente y un posible escenario catastrófico”, indicó.

“No podemos negar que la interdependencia entre la relativa abundancia de hidrocarburos y el desarrollo nacional seguirá siendo factor preponderante durante algunas décadas más, pero lo importante es alcanzar un equilibrio sano, vía el aprovechamiento y explotación competitiva de los recursos”, concluyó.