Hispano gana primaria GOP

El candidato republicano al senado,  Gabriel Gomez, quien es hijo de inmigrantes colombianos, habla con una de sus seguidoras.
El candidato republicano al senado, Gabriel Gomez, quien es hijo de inmigrantes colombianos, habla con una de sus seguidoras.
Foto: AP

BOSTON . — Los republicanos aclamaron al ex comando de la armada Gabriel Gómez, hijo de inmigrantes colombianos, por su victoria en las primarias de Massachusetts, aunque el congresista demócrata Ed Markey goza de grandes ventajas de cara a los comicios especiales para reemplazar al ex senador John Kerry.

Las primarias del martes son el comienzo de una campaña de ocho semanas para las elecciones del 25 de junio.

Gómez es un rostro nuevo con una singular biografía que aún no se ha fogueado en la política. Markey, un liberal conocido por su ambientalismo.

El candidato republicano, de 47 años, ganó sus primarias contra el ex fiscal Michael Sullivan y el representante estatal Daniel Winslow. Markey, de 66, es congresista desde hace 36 años y derrotó al representante nacional Stephen Lynch entre los demócratas.

“Esta elección, damas y caballeros, no será fácil”, dijo Markey en su discurso de victoria, en el que sugirió que los republicanos estaban listos para “mover montañas de dinero para comprar esta elección”.

Gómez, por su parte, retrató a Markey como un político de larga data en Washington en un discurso que incluyó pasajes en español. Dijo que él jugaba beisbol en pequeñas ligas cuando Markey fue elegido por primera vez al congreso.

En muchos sentidos, Gómez se ajusta al perfil del nuevo tipo de político que los líderes republicanos están buscando.

El Comité Nacional Republicano divulgó un informe en marzo en el que pide mejorar el alcance entre las minorías y un tono más incluyente en los asuntos sociales y migratorios.

Gómez es hijo de inmigrantes colombianos y habla bien español. Apoya al matrimonio gay, aunque afirma que debería ser una decisión de cada estado, y se opone al aborto citando su fe católica.

Los republicanos conceden que Gómez no siempre se siente cómodo bajo los reflectores.