Daisy, más cerca de su meta

Jovencita dice haber aprendido a comer saludable y tiene un régimen de ejercicios

Daisy Villanueva, de 16 años, ha logrado perder ya 17 libras de peso con un régimen alimenticio especial y los ejercicios que hace todos los días.
Daisy Villanueva, de 16 años, ha logrado perder ya 17 libras de peso con un régimen alimenticio especial y los ejercicios que hace todos los días.
Foto: La Opinion Aurelia Ventura

Daisy Villanueva, de 16 años de edad, decidió la semana pasada tomar las riendas de su dieta y ha logrado perder 5 libras adicionales.

Por seis semanas Daisy estuvo comiendo sólo los alimentos preparados que le daban en el programa de pérdida de peso Weightloss Revolution, que es parte del proyecto Falcons 4 Life de Santee High School y la Fundación de la Clínica San Miguel; durante ese tiempo logró perder 12 libras. Pero en las últimas dos semanas que estuvo haciendo esa dieta, su pérdida de peso se estancó. Hubo una semana que hasta aumentó una libra.

La semana posterior coincidió con un viaje a Washington para presentar el programa Falcons 4 Life. Ella no pudo asistir a su cita en la clínica para que le dieran la comida y tuvo que preparar sus alimentos.

El resultado fue que perdió 5 libras por sí misma.

“Gracias al programa Weightloss Revolution and Falcons 4 Life he aprendido a medir las porciones, que tengo que comer varias veces durante el día, y a conocer mi cuerpo un poco mejor. Ahora sé que una dieta alta en proteínas no me sienta bien, me estriño y no pierdo peso como otras personas”, dijo Daisy.

La joven tiene hoy una cita en la Clínica San Miguel, y dice que les dirá que seguirá en el programa de ejercicios y de consejería, pero que se hará cargo de su propia comida.

El Dr. Mahfouz Michael, director de la Clínica San Miguel, dijo que unos 100 estudiantes de la escuela Santee permanecen en el programa Falcons 4 Life, y que sólo cuatro han optado por recibir la comida. Daisy es uno de ellos.

“Aunque hayan optado por no recibir la comida, los estudiantes reciben consejería y participan en el programa de actividades físicas después de la escuela”, aseveró el Dr. Michael, quien agregó que en promedio las personas que reciben la comida han perdido más de 20 libras.

Los demás estudiantes han perdido entre 1 a dos libras por semana desde que inició el programa en febrero. Al principio se inscribieron casi 200 alumnos, para finales de febrero, sólo quedaban 100.

Ella sigue con su meta de perder 40 libras antes del fin del año escolar. Hasta ahora ha perdido 17 libras. “Yo quiero seguir perdiendo peso, de ninguna forma quiero regresar a como estaba antes con cien libras sobre mi peso ideal, y ahora creo que puedo hacerlo preparando yo mi propia comida”, dice Daisy.

A Daisy le gusta cocinar. Ella forma parte de un grupo de estudiantes de la escuela que participan en concursos de cocina. Ese amor por la preparación de platillos le ha dado la confianza de preparar sus propias recetas y experimentar con ingredientes saludables. En lugar de freír, ella saltea o rostiza la comida. Utiliza especies y hierbas aromáticas para sazonar y experimenta con aderezos sin grasa o bajos en grasas.