Danay Suárez: rap cubano para el mundo

La rapera que emergiera de la tradicionalista isla de Cuba tendrá una presentación única en Oakland, luego de visitar ciudades de Europa

El rap de la joven Danay Suárez es quizás la expresión más impactante y vigente que haya dado la escena de La Habana.
El rap de la joven Danay Suárez es quizás la expresión más impactante y vigente que haya dado la escena de La Habana.
Foto: Suministrada

OAKLAND.— Se sabe, Cuba ha sido desde siempre cuna de buena música. También, en la última década y media, la isla ha despertado el interés casi fetichista de un importante sector de la prensa internacional por la paradoja sociológica que significa tener una fuerte escena de jóvenes raperos, haciendo su hip-hop contestatario en español, en el contexto de una Cuba aislada y socialista.

El rap de la joven Danay Suárez es quizás la expresión más impactante y vigente que haya dado la escena de La Habana. Pero Danay es una rapera atípica. Su estilo toma prestadas influencias de la música soul, del blues y el reggae, pero principalmente del jazz.

“No soy consumidora de hip-hop”, afirma la cantante, al teléfono desde Miami. Y es evidente al escucharla. Su música es tan ecléctica como única y no se parece en nada a lo que suena por estos días en las radios bajo la etiqueta de hip-hop. “Escucho música tradicional de muchos lugares del mundo. Colecciono discos antiguos de vinilo de música africana”, y agrega entre risas, “los artistas tienen nombres muy extraños”.

Danay no adoptó la cultura del hip-hop como moda impuesta por los medios masivos de comunicación. Se acercó a ella como adolescente curiosa, a través de su grupo de amigos y terminó inmersa en esa comunidad tan emblemática como paradójica de jóvenes raperos de La Habana. “Si hago rimas es porque vivo dentro del movimiento, es lo que me sale de manera natural”, comenta Danay Suárez. “Cuando empecé a hacer canciones, descubrí que podía expresar mis sentimientos en forma de rimas de tres minutos y medio, con mucha coherencia”.

Coherencia, un mensaje consecuente, positivo, profundo, lleno de sentido, es lo que se destaca de su lírica, extremadamente elocuente y con un mensaje universal, que puede ser entendido y apreciado por todos, incluso fuera de los códigos, a veces crípticos, del hip-hop. Lejos de la violencia, el egocentrismo y la híper-sexualidad que dominan al género en su versión más comercial y visible, Danay no hace su rap con la intención de competir con otros raperos. En cambio, busca llegar a los más jóvenes, a los que como ella en su adolescencia andaban buscando una salida para su rebeldía en las calles, y pretende dejarles una lección de vida a partir de su propia experiencia, como queda claro en su canción “Yo Aprendí”, que la expuso al mundo a través de la internet.

“Es una etapa fundamental”, recuerda la cantante, “donde un niño, aunque venga de una familia clásica o con buenas costumbres siempre va buscando una sonoridad urbana y va buscando en la calle un poco la rebeldía. Yo he tenido un seno familiar de mucho valor, mi familia es muy unida. No tuve la necesidad, pero de todas maneras, por la propia rebeldía de la adolescencia salí a encontrarme con estos medios y cuando conocí el movimiento de hip-hop, dije: ‘Ay, dios mío, mira de lo que están hablando, que tanta falta me hace a mí escucharlo'”. Y continúa: “Lo más importante es ponerle una semilla a los adolescentes de cosas que yo aprendí. Siempre hablo en primera persona, para no imponerle mi realidad a nadie. En la vida tú tomas un consejo o lo dejas y nadie tiene una verdad absoluta. Trato de pasarle a otras personas la experiencia que yo tuve en ese momento y que me hizo definir tanto mi personalidad”.

Danay Suárez saltó a la fama internacionalmente cuando Gilles Peterson, un DJ inglés de la BBC, especializado en música del mundo, la reclutó para participar del visionario Havana Cultura, un compilado doble en el que participan músicos de jazz latino y salsa cubana en sesiones de estudio con jóvenes raperos. A partir de entonces ha viajado por toda Europa, presentando su primer disco solista El polvo de la humedad (por el momento, su único álbum disponible en formato digital fuera de Cuba).

Esta es su primera vez en los Estados Unidos. Después de un show debut programado en Miami, Florida, la cubana estará presentándose en Oakland el próximo miércoles 29 de mayo, con artistas locales, entre ellos la también cubana DJ Leydis.