Estrategias de mercadeo por correo electrónico

No todos los clientes están inmersos en las redes sociales, pero la gran mayoría conocemos y usamos correo electrónico.

Estrategias de mercadeo por correo electrónico
El correo electrónico es la plataforma de mensajes preferida por millones de personas.
Foto: AP

El conocido ‘e-mail’ es una herramienta fundamental de la que dispone cualquier usuario para lanzar su propia campaña de publicidad online, pues además de mantener en contacto a la gente, también es una vía sencilla y económica de dar a conocer ideas, servicios o productos. Enviar un correo electrónico no es complicado, lo realmente difícil es conseguir que el destinatario de ese correo (a para nuestro efecto, el posible cliente) lo abra. Todavía más complicado es conseguir que el destinatario realice la acción que pretendemos impulsar con el email (visitar una web, completar una encuesta, realizar una compra, etc.). Para conseguirlo, hay pequeños trucos a tener en cuenta a la hora de redactar un email comercial efectivo:

  1. Redacta un Título atractivo a tu correo: El “asunto” del correo electrónico va a resultar clave para convencer al público de que merece la pena leer su email. Que este sea leído o que vaya directamente a la papelera va a depender, en gran medida, del asunto del mensaje. Debe ser corto y significativo.
  2. El contenido: Vamos a suponer que consigue superar el primer paso, que el lector lea su correo: ahora la tarea es no defraudar al lector. Con muy poco tiempo para convencer e informar a su cliente, le recomiendo que se centre en una sola idea. Recuerde utilizar un lenguaje directo y sencillo. No abuse de los enlaces ni de las imágenes y tenga mucho cuidado con algunas palabras, como “gratis”, utilizadas por muchos correos automatizados, que son automáticamente enviados al los emails publicitarios no solicitados (conocidos en inglés como spam). Al lector hay que recordarle quese le ha enviado el correo porque así lo solicitado, y de la misma manera indicar cómo puede darse de baja en la lista de correo. Nunca debe enviar un correo a alguien que no lo ha solicitado, estaría incurriendo en la práctica común del spam. También, puede colgar en el sitio web de su negocio una versión del correo en formato HTML para aquellos usuarios que no puedan ver el correo correctamente. De esta forma, tendría que facilitar un enlace a esa versión en el email.
  3. Una invitación clara para proceder, o “Call-to-action”: Salvo que se trate de un correo informativo, usted va a intentar llamar la atención del lector para que compre alguno de sus productos, para completar una encuesta, etc. No se lo puede poner complicado. El contenido del mail debe haber siempre un enlace, una imagen, un botón… es decir, un elemento que incite al lector a hacer clic sobre él y llevar a cabo la acción que usted espera.
  4. La página del destino: Una vez que su cliente ha llegado a su sitio web, usted le va a informar o le va a intentar vender su producto. No cometa el error de aburrir al cliente ni tampoco le haga rellenar formularios interminables (como suelen hacer algunas compañías). No se complique, información efectiva y forma de pago.