Con ‘ganas de sobresalir’

Jessica Lázaro participa en programa que paga sus estudios

Teodulfo y Hortencia Lázaro con su hija menor, Jessica, que se gradúa la semana próxima de la secundaria. Sus estudios en USC están  cubiertos gracias a una iniciativa de la misma universidad.
Teodulfo y Hortencia Lázaro con su hija menor, Jessica, que se gradúa la semana próxima de la secundaria. Sus estudios en USC están cubiertos gracias a una iniciativa de la misma universidad.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Hace seis años, Jessica Lázaro, de 18 años, inició su camino hacia la universidad al inscribirse en un programa de la Universidad del Sur de California (USC) llamado “Iniciativa Académica para los vecinos” ( NAI).

Jessica forma parte de un grupo selecto de 57 estudiantes de la escuela pública Foshay Learning Center, en el sur de Los Ángeles, que se gradúan la próxima semana.

Todos ellos se comprometieron cuando estaban en sexto grado a participar en el programa educativo de USC.

Esto le valió a Jessica, y otros 16 alumnos que optaron por estudiar en USC, recibir una beca completa que pagará por sus siguientes cuatro años y medio de estudio superior en dicha universidad.

“Han sido muchos años de preparación para la universidad. Todo lo que hemos hecho, todas las clases adicionales han sido para llegar a la universidad”, dijo Jessica.

Ella es la menor de tres hermanas. Jennifer, de 25 años, y Daisy de 23 también fueron parte de este programa.

Jennifer estudia una maestría en trabajo social en UCLA, mientras que Daisy se graduó de USC y planea continuar estudiando una maestría en terapia ocupacional.

Los logros académicos de sus hermanas fueron una motivación para Jessica.

“Siendo la menor, yo he sentido la presión de mantener los estándares educativos de mis hermanas”, dijo.

Lizette Zárate, encargada de la estructura académica del programa NAI, explicó que los estudiantes son identificados en el quinto grado y se les explica a los padres que los niños deben comprometerse a dedicarle todos los sábados, de 8 a.m. a 2 p.m., a estudiar inglés, matemáticas y ciencias en el campus universitario.

“Se escogen a estudiantes promedios que tienen ganas de sobresalir y se les da la educación y experiencias educativas que tienen alumnos de áreas privilegiadas para que cuando lleguen a la universidad estén al mismo nivel”, dijo Zárate.

Actualmente hay 624 estudiantes de 6 a 12 grado inscritos en NAI. Los niños de 6 a 8 grado sólo van los sábados, mientras que los jóvenes de 9 a 12 grado inician su día estudiando inglés y matemáticas en USC de lunes a viernes y después son transportados a su secundaria, y los sábados de 9 a.m. a 2 p.m.

“El 100% de los estudiantes en el programa van a la universidad, a quienes escogen estudiar en USC se les da un becaque paga la colegiatura… USC quiere ser un buen vecino, por eso tenemos este programa”, añadió Zarate.

El costo promedio de estudiar en USC es de $55 mil dólares anuales.

Jessica, Daisy y Jennifer estudiaron cada una seis años en el programa, pero su madre Hortencia Lázaro ha estado presente en USC por un total de 12 años.

“El programa requirió que nosotros como padres tomáramos clases también para ayudarlas y servirles de apoyo”, dijo Hortencia.

Aunque la casa de la familia Lázaro queda a un par de millas de la universidad, Jessica se mudará a los dormitorios de USC al final del verano. Ella quiere tener la experiencia completa de ir a la universidad.

“Mis hijas saben que esta es su casa y que con nosotros siempre tendrán comida y un lugar a donde vivir, si Jessica quiere vivir en la universidad nosotros estamos de acuerdo, su hermana Daisy hizo lo mismo. Mis dos hijas mayores han regresado a la casa”, agregó la madre.

Jessica quiere estudiar negocios y administración de empresas para ayudarle a su padre Teodulfo a crecer su pequeño negocio de jardinería.