Acusada de matar a su novio con su tacón acude a la corte

Acusada de matar a su novio con su tacón acude a la corte
Ana Trujillo, acusada de matar a su novio con un puntiagudo tacón de zapato.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Han surgido nuevos detalles del asesinato de un hombre que supuestamente fue atacado por su novia con el tacón de un zapato stiletto el pasado domingo 9 de junio en un complejo de condominios en el área del Parque Hermann.

La acusada Ana Trujillo se presentó a corte este martes 11 de junio donde escuchó en la audiencia los frescos detalles de la investigación que fueron presentados por los fiscales en el caso.

Según las autoridades, Trujillo, de 44 años, y de nacionalidad mexicana atacó brutalmente con el tacón de su zapato stiletto al Dr. Stefan Andersson, un profesor de la Universidad de Houston de 59 años, hasta que lo mató.

Se reveló que Trujillo y Andersson estuvieron consumiendo vino y ‘shots’ de tequila en un club nocturno el sábado por la noche y que el domingo por la mañana la pareja tuvo un altercado porque Trujillo planeaba ir a visitar a su hija a la ciudad de Waco, Texas.

El altercado escaló a los golpes y Trujillo le dijo a la policía que ella ‘apuñaló’ al profesor varias veces con el tacón del stiletto luego de que supuestamente la víctima la había agarrado bruscamente.

Los fiscales informaron que cuando la policía llego a la escena encontraron a Trujillo cubierta en sangre. La acusada asegura que ella reaccionó en defensa propia. Los fiscales le señalaron al juez que la víctima había sido apuñalada por lo menos 10 veces en la cabeza y que tenía entre 15 y 20 otras heridas en su rostro, nuca y brazos. También se informó que algunas de las heridas en la cabeza tenían una profundidad de una a una y media pulgadas.

Durante la audiencia se describió la escena sangrienta que encontraron los detectives.

“Había sangre por todas partes y objetos tirados en el piso, era notorio que había ocurrido un significante altercado”, dijo Brian Evans, detective de la división de homicidios de la Policía de Houston.

Trujillo pidió ser representada por un abogado del estado y se declaró no culpable de los cargos. El juez le impuso a la mexicana una fianza de $100,000 dólares.