Senado retrasa votos para reforma migratoria

Los legisladores no votarán más enmiendas hasta llegar a un acuerdo sobre cómo abordarlas en el pleno del Senado
Senado retrasa votos para reforma migratoria
El senador Chuck Grassley, R-Iowa, defiende su propuesta que prohíbe acceder a la legalización hasta que la Secretaria de Seguridad Nacional tenga un control efectivo de la frontera por seis meses.
Foto: AP / Arhivo

WASHINGTON, D.C.- El Senado no votará más enmiendas esta semana asociadas a la reforma migratoria. Republicanos y demócratas no han podido llegar a un acuerdo respecto a cómo proceder con este debate.

El líder de la mayoría Harry Reid (D-NV) aseguró que si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo para discutir enmiendas, entonces trabajarán toda la próxima semana incluido sábado y domingo.

El proceso para debatir enmiendas ha sufrido un serio retraso. Desde hace tres días republicanos y demócratas no han podido llegar a un acuerdo respecto a cómo abordar las enmiendas en el pleno del Senado. Hasta ayer a las 4 p.m. habían 62 enmiendas esperando ser llamadas.

En las primeras horas de la mañana, Reid había mencionado seis enmiendas para ser consideradas hoy, pero eso ya no ocurrirá. Entre ellas figuraban:

• Thune #1197: Exige construcción de 1,126 kilómetros de muralla en la frontera, antes que los indocumentados puedan obtener residencia permanente.

• Vitter #1228: Exige implementación de un sistema de identificación biométrico en todos los puertos de entrada del país –más de 300- antes que los indocumentados pueden acceder a la legalización.

• Landrieu #1222: Facilitaría el proceso de ciudadanía para niños adoptados en el extranjero.

• Tester #1198: incluiría a los gobiernos de tribus indígenas en el Equipo de Trabajo para la Frontera.

• Leahy #1183: Facilitaría las visas para artistas.

Hoy sólo se votó una enmienda, que fue derrotada por un voto de 57-43. La propuesta fue presentada por Chuck Grassley (R-IA). Ésta prohíbe acceder a la legalización hasta que la Secretaria de Seguridad Nacional tenga un control efectivo de la frontera por seis meses. Grupos pro inmigrantes la han calificado como una “píldora venenosa“, ya que podría hacer imposible el proceso de legalización o lo retardaría considerablemente.

“Esta no es la manera adecuada para comenzar este proceso. Necesitamos un proceso de enmiendas en que esta ley pueda tener éxito. Es claro que la aproximación de este proyecto de ley es legalizar primero y tener control de la frontera después. Ese fue nuestro error en 1986”, dijo Grassley.

“Si aprobamos esta ley como esta no habrá ninguna presión en el gobierno para asegurar la frontera”, agregó.

5 republicanos, 50 demócratas y dos independientes votaron en contra de la enmienda de Grassley. Esta fue la primera prueba para ver si la alianza entre los senadores que redactaron la propuesta se mantendría. Los cuatro republicanos que integran el grupo: Lindsey Graham (R-SC), Marco Rubio (R-FL), John McCain (R-AZ) y Jeff Flake (R-AZ) se opusieron.

“Yo he estado insistiendo desde hace mucho tiempo que debemos aprobar las propuestas con 50 votos y no 60”, dijo el líder de la mayoría Harry Reid (D-NV) cuando Grassley reclamó una vez más que su propuesta no debiera ser debatida en el pleno con la condición de ser aprobada con 60 votos.