‘Londres vigila más que EEUU’

Espionaje de los británicos en línea es vasto, según dice 'The Guardian'
‘Londres vigila más que EEUU’
Un cartel enorme en apoyo de Edward Snowden es desplegado en el centro del distrito de negocios de Hong Kong, ayer.
Foto: AP

LONDRES, Inglaterra.— Espías británicos dirigen una operación de vigilancia electrónica en línea tan vasta que según documentos internos es incluso más amplia que los programas estadounidenses de vigilancia internacional en Internet, reportó ayer viernes el diario británico The Guardian.

El periódico citó memorandos de la inteligencia británicos filtrados por Edward Snowden, excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), para alegar que los espías británicos vigilan la red mundial de cables de fibra óptica y tienen el “mayor acceso de Internet” de cualquier miembro de los Cinco Ojos, el nombre dado a la alianza de espionaje compuesta por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Ese acceso pudiera, en teoría, exponer una parte sustancial de las comunicaciones mundiales —como el contenido de los mensajes electrónicos, llamadas, etc. de la población— al escrutinio de espías británicos y sus aliados estadounidenses. No está claro cuánta de esta información los británicos copian de la red de fibra óptica, pero es probable que sea enorme. The Guardian dijo que la información que fluye por 200 cables es monitoreada por más de 500 analistas de la NSA y su contraparte británica, el GCHQ.

El diario, cuyas revelaciones sobre los programas de vigilancia mundial de Estados Unidos y Gran Bretaña han reavivado el debate internacional sobre la ética del espionaje, dijo que el GCHQ usa medios técnicos para capturar y copiar información cuando cruza el Atlántico en ambas direcciones entre Europa Occidental y América del Norte.

The Guardian dijo que el año pasado el GCHQ manejaba 600 millones de telecomunicaciones diarias, aunque no ofreció ningún detalle y no estaba claro si eso significaba que el GCHQ podía grabar o incluso seguir la pista de todos los movimientos electrónicos al mismo tiempo.

El GCHQ declinó hacer comentarios sobre el asunto ayer viernes, aunque en un comunicado enviado por correo electrónico repitió garantías ofrecidas hace tiempo sobre la legalidad de sus acciones.

“Nuestro trabajo se realiza a tenor con un estricto marco jurídico y normativo que asegura que nuestras actividades son autorizadas, necesarias y proporcionales”, expresó el comunicado.