Crítican a legislador

Ed Hernández se 'beneficiaría' de su proyecto de ley
Crítican a legislador
Granados
Foto: authors

SACRAMENTO.— Un proyecto de ley que busca que enfermeras, farmacéuticos, asistentes médicos y optometristas puedan llenar la aguda escasez de médicos en algunas regiones del estado ha puesto al senador demócrata de West Covina Ed Hernández en el ojo de huracán.

Con esta iniciativa SB492 el senador y su esposa Diane se beneficiarían directamente porque ambos son optometristas y tienen un próspero negocio “Dr. Hernández Optometry” en La Puente, donde el legislador trabaja cuando no está ocupado en el Capitolio Estado.

Bajo la nueva ley que propone Hernández, las enfermeras registradas, optometristas, farmacéuticos y asistentes de médicos podrán tener más responsabilidades como evaluar pacientes, diagnosticar, ordenar e interpretar exámenes, iniciar y administrar tratamientos, y hasta recetar medicinas.

“Desafortunadamente es 100% legal lo que el senador Hernández está haciendo pero nosotros vemos un conflicto de interés porque este proyecto de ley está demasiado cercano a sus intereses personales”, dice Phil Ung, de la no lucrativa organización de vigilancia gubernamental Common Cause.

La Opinión buscó comentarios del senador Hernández, pero su oficina en Sacramento dijo que no comentarían sobre el tema.

La ley actual no considera como un conflicto de interés cuando un legislador presenta medidas de ámbito general y que impactan a una industria entera. “La SB492 es realmente muy específica y el senador Hernández no debería votar ni siquiera presentarla”, considera Ung. “Estos temas son una gran preocupación y puede ser que la propuesta de ley sea una buena cosa pero es inquietante”, agrega.

El senador Hernández electo en 2006 a la Asamblea, y en 2010 al Senado, es el presidente del Comité de Salud del Senado, lo que a juicio de organizaciones vigilantes de las acciones de Gobierno agrava más las cosas.

De acuerdo a Jamie Court de la organización sin fines de lucro ConsumerWatchdog.org es particularmente inapropiado que Hernández use su posición como senador y presidente del Comité de Salud para beneficiarse a sí mismo.

“Definitivamente presentó un proyecto de ley que está dentro del campo de su profesión y que le dejará más dinero. Eso está mal y representa un serio conflicto de interés”, estima Jamie Court, de la organización no lucrativa ConsumerWatchdog.org .

En un reporte de MapLight, la organización no lucrativa que investiga cómo el dinero influye en la política, se da a conocer que entre mayo de 2008 y mayo de 2012 Hernández ha recibido contribuciones para sus campañas por un total de 1,360,533 dólares. El mayor contribuyente ha sido la Asociación Americana de Optometristas con 33,700 dólares.

No es la primera vez que el senador Hernández es acusado de enfrentar conflictos de interés. En 2011, ConsumerWatchdog.org lanzó una campaña de anuncios por televisión señalando al demócrata como una barrera de contención para pasar proyectos de ley que regulen las primas de las compañías privadas de seguros en la legislatura estatal.

ConsumerWatchdog.org encontró que Hernández recibió $350,000 de Kaiser por la renta de un edificio de su propiedad en Baldwin Park.

En ese momento, Hernández descartó cualquier conflicto de interés porque dijo que Kaiser había sido su inquilino por años.

Pero para Court, la trayectoria de Hernández en la legislatura demuestran que es un enviado de la industria de los seguros para proteger sus intereses.