Vigente acción afirmativa

Corte Suprema regresa caso de admisión a universidades
Vigente acción afirmativa
Abigail Fisher, der., quien demandó a la Universidad de Texas, sale de la Corte Suprema en Washington, donde ayer se regresó su caso a una corte menor.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— Por un voto de 7-1 la Corte Suprema reconoció ayer la vigencia de la política de acción afirmativa en las universidades, pero especificó que debe ser vigilada de manera estricta.

El tribunal entregó el veredicto sobre el caso “Fisher versus University of Texas” que cuestionaba la validez de un programa de acción afirmativa en las admisiones de estudiantes. Esta se define como una política que da un trato preferencial a un grupo que históricamente haya sufrido discriminación. En general en este categoría se incluyen minorías raciales, como afroamericanos e hispanos.

La demanda contra la Universidad de Texas fue presentada por Abigail Fisher, alegando que se le negó la admisión por ser blanca, mientras se consideraron a otros estudiantes menos capacitados, pero de grupos minoritarios. La corte de apelaciones del Quinto Circuito había fallado en contra de Fisher.

La Corte Suprema devolvió el caso al tribunal menor y especificó que no se había hecho una revisión adecuada de los argumentos para aplicar acción afirmativa en la Universidad de Texas.

“El tribunal de apelaciones debe asegurarse de que no existen alternativas viables, racialmente neutrales, que producirían los beneficios educativos de la diversidad”, especificó el fallo.

“El Quinto Circuito no hizo un escrutinio para verificar si la Universidad de Texas estaba en lo correcto cuando decidió aplicar la política de acción afirmativa […] Este fallo tendrá un impacto menor en el largo plazo. Las universidades podrán seguir haciendo lo que han hecho hasta ahora”, comentó la profesora de leyes de University of Southern California, Daria Roithmayr.

Al mismo tiempo, el veredicto reafirmó que la diversidad es un factor importante en las universidades. Para las organizaciones de derechos civiles, el fallo de la Corte Suprema fue interpretado como un triunfo.

“Los jueces reafirmaron que las universidades pueden tener dentro de su misión la meta de un cuerpo estudiantil diverso. Acá no hay un cambio en la política que se aplica, pero sí en los estándares que las universidades deben probar para aplicarlo”, aseguró David Hinojosa, abogado del Fondo México Americano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF).

“El veredicto no eleva los estándares para que las universidades apliquen la acción afirmativa. Lo que hace es enfatizar la importancia de la revisión que las cortes dan a los centros de estudios”, explicó Sherrilyn Ifill, representante de NAACP Legal Defense and Educational Fund.

La Universidad de Texas adoptó este programa en 2003, tras la decisión de la Corte Suprema “Grutter versus Bollinger” donde se determinó que la Escuela de Leyes de la Universidad de Michigan podría usar la raza como uno de los factores para alcanzar diversidad racial en la institución.

Texas tiene un sistema único, donde en primera instancia se selecciona a quienes estén en el 10% de los mejores alumnos de las secundarias del estado. Luego en el grupo restante de postulantes se considera la raza, además de factores como servicio comunitario y calificaciones, para determinar el ingreso.