Repatriaciones son un dilema en hospitales de EE.UU.

Repatriaciones de indocumentados en hospitales de la nación es un tema pendiente en la reforma migratoria.

Repatriaciones son un dilema en hospitales de EE.UU.
Un grupo de doctores operando a un paciente.
Foto: EFE/Archivo

Chicago.- Los altos costos del cuidado médico de pacientes indocumentados sin seguro médico han llevado a hospitales del país a repatriarlos, lo que se ha convertido en un problema que no necesariamente la reforma migratoria resolverá.

Un reporte del pasado mes de diciembre del Centro para la Justicia Social del Colegio de Leyes de la Seton Hall University, en Nueva Jersey, y el grupo Abogados de Nueva York por el Interés Público documentó 800 repatriaciones médicas en el país durante los últimos seis años.

Las repatriaciones son “ilegales”, asegura el informe, que agrega que con estas acciones los hospitales buscan minimizar sus gastos.

Según cálculos de la publicación American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine cuesta entre 2,000 a 3,000 dólares al día que un paciente reciba cuidado intensivo en un hospital.

Por estos altos costes, muchos hospitales del país han recurrido a una práctica conocida como “turfing”, que significa repatriar a un paciente indocumentado a su país de origen.

Lori A. Nessel, profesora y directora del Centro para la Justicia Social del Colegio de Leyes de la Seton University, dijo a Efe que la actual propuesta de reforma migratoria no resolvería del todo la cuestión de las repatriaciones médicas.

“Los inmigrantes indocumentados que califiquen para un estatus provisional podrían comprar un seguro médico bajo el Affordable Care Act, lo que actualmente no pueden hacer”, dijo Nessel.

Sin embargo, aclaró, aquellos con un estatus provisional aún estarían prohibidos de recibir cualquier subsidio y exenciones de impuestos que permiten a los estadounidenses de bajos y medios ingresos comprar seguros médicos a menor costo.

“Y aun después de convertirse en residentes legales habría una prohibición de cinco años antes de poder acceder al Medicaid, afirmó Nessel. Así que la reforma migratoria, como está hasta hoy, dejaría a la mayoría de los inmigrantes indocumentados sin un seguro médico por cinco años excepto a los que lo puedan comprar sin subsidios y créditos de impuestos”.

Y para hacer las cosas más difíciles, a partir de 2014, según Nessel, bajo el Patient Protection and Affordable Care Act, también conocido como “Obamacare”, los hospitales recibirán menos fondos para tratar a los pacientes que no estén asegurados.

“Esto aumentará la presión a los hospitales y temo que llevará a un aumento en las repatriaciones médicas”, señaló Nessel.

Entre los casos documentados por el Centro para la Justicia Social está la de una joven de 19 años que fue desalojada de un hospital por las puertas por dónde sacan la basura para luego morir en el aeropuerto cuando el hospital preparaba repatriarla a México.

En Iowa, dos pacientes indocumentados estaban inconscientes en un hospital después de haber sufrido un accidente automovilístico.

Aunque ambos tenían trabajo y seguro médico, el Hospital Iowa Methodist Medical Center de Des Moines desconfió de la validez los seguros de los hispanos por ser indocumentados y fueron repatriados a un hospital de Veracruz, México.

Y en un caso reciente, un indocumentado mexicano en Chicago falleció antes de que, según alegan sus familiares, un hospital lo repatriara a México.

Zenón Santiago Hernández recibió en el cuello el impacto de una bala perdida de un tiroteo entre pandillas rivales el 17 de marzo mientras trabajaba en un restaurante, lo que lo dejó parapléjico y sin poder hablar.

Los familiares y activistas hispanos dijeron que el Hospital Mount Sinaí se preparaba a repatriar al paciente indocumentado a México, pero que éste falleció el 10 de junio.

En la controversia que resultó sobre su muerte los activistas acusaron al hospital de no ser “ético”.

“Mount Sinaí Hospital no ‘envía’ a ningún paciente a México o a su país de origen”, dijo Dianne Hunter, directora de Relaciones Públicas de Mount Sinaí Hospital.

“Las decisiones sobre en donde buscar cuidado médico son hechas por los pacientes, sus familias o sus representantes legales; hacemos lo mejor para apoyar estas decisiones, incluyendo ofrecerles cuidado comprensivo antes y durante el transporte cuando es necesario”, agregó.

Hunter admitió a Efe que desde 2010 el hospital Mount Sinaí ha “asistido a cuatro pacientes a regresar a México”.

“Por ahora el gobierno está mirando hacia otro lado y estas repatriaciones están ocurriendo mayormente fuera de la vista pública, sin ninguna supervisión o regulación”, afirmó Nessel.

Por ello, la académica sugiere al Gobierno que intervenga para detener estas repatriaciones médicas y subsidiar a los hospitales para que no expongan a estos indocumentados a muertes seguras por la falta de cuidado.