Fede Álvarez hace de ‘Evil Dead’ un filme suyo

El cineasta uruguayo elegido por Sam Raimi para hacerse cargo del remake habla de su pasión por el cine de terror y de la nueva versión del clásico.
Fede Álvarez hace de ‘Evil Dead’ un filme suyo
Álvarez detalló así a La Vibra los pormenores de la producción de Evil Dead.
Foto: TriStar

Esta semana fue lanzado en Blu-ray Evil Dead, el “remake” del clásico de terror de Sam Raimi —quien este año estrenó un filme de características muy distintas: Oz the Great and Powerful—.

La ocasión fue aprovechada por su realizador y co-guionista, el uruguayo Fede Álvarez (Montevideo, 1978) para rememorar su labor en la cinta —su primer largometraje tras cortos como El último Alevare, Los pocillos y, especialmente, Panic Attack!, que lo dio a conocer internacionalmente— y también para analizar un poco la actual situación del cine de terror.

Vía telefónica, Álvarez detalló así a La Vibra los pormenores de la producción de Evil Dead, sólo unos días antes de que se anunciara que Universal Studios, tanto en Los Ángeles como en Orlando, contará a partir del 20 de septiembre, en su nueva edición de Halloween Horror Nights, con una mazmorra dedicada a la cinta.

‘The Evil Dead’ es un clásico al que tú ahora rindes homenaje. ¿Cómo lo transformaste en un proyecto personal?

Lo primero y lo que hay que tener más cuidado es hacer una buena película. Presentarla como una obra por sí misma y entender que debe funcionar para la gente que nunca vio la original y que no sabe nada de ella. Reconstruirla como algo que funcione por sí misma. La lógica que usé [fue] pensar qué pasaría si sacáramos todos los guiños y las pequeñas cosas para los fans. Ésa es la lógica que usé […]. A mí me divirtió mucho escribirla y poner muchos guiños y referencias a las originales. Pero una película, sólo con guiños, que no funciona, no sirve de nada.

¿Qué crees que es lo que hizo a ‘The Evil Dead’ [1981] y sus dos secuelas filmes de culto?

Es difícil saber… La película está buenísima. Su concepto es muy fuerte, poderoso… La primera está hecha con muy pocos recursos. En su corazón la idea de cinco jóvenes en una cabaña que van siendo poseídos y que no sabes quién va a sobrevivir… es una idea que es dramáticamente muy potente y funciona muy bien. ¿Por qué la agente la adora? Yo creo [que su protagonista] Bruce Campbell tiene muy que ver. Él estuvo más a la luz en la segunda [entrega, Evil Dead 2, 1987]… pero en la comunidad de fanáticos del cine [de terror] es una de esas películas que parecen haber sido hechas completamente afuera de la industria del cine, como las primeras películas de Robert Rodríguez, que uno sabe que están hechas completamente afuera de la industria de Hollywood y hechas con pasión por los cineastas. Eso hace que el público las adore y las ame, más que si son cien por ciento productos de un estudio.

Hay un estilismo visual en tu filme extremadamente elegante y perturbadoramente violento. Una gran diferencia con el cine del género de los 80…

Hay que entender a veces, y yo lo estoy aprendiendo en la marcha, es que es muy difícil comparar, porque la percepción que tiene uno de hoy en día del cine, al compararlo con el de los 70 y 80, puede ser la misma [que se tenía entonces]. Lo que cambia es la audiencia… Una vez leí una entrevista con [John] Carpenter [director de Halloween y The Thing] sobre la violencia y cómo hacía él para sorprender a las audiencias hoy en día, cuando ya lo han visto todo. Me fijé y la entrevista era de 1988. Las preguntas que se le hicieron a él entonces son las mismas que se me hacen a mí ahora. Yo creo que la percepción de que estamos viviendo en una época [de cine] violento era la misma en los 70, en los 80 y en los 90. Cada década parece ser la peor… Sin duda, las [películas] son distintas si las comparas, pero el espíritu es el mismo.

Algo que sí ha cambiado es el hecho de los actores en películas de terror parecen todos salidos de desfiles de modas…

[risas] Honestamente, yo no elegí [los actores de Evil Dead] porque fueran atractivos. Yo buscaba los mejores actores. Fue un proceso muy largo [de casting]. Hay muchos actores en Hollywood que no son actores, son modelos que se desviven por actuar. Ninguno de los actores [de Evil Dead] son súper modelos… Jane [Levy, la protagonista], si la ves, es bajita, como una común y corriente. Si la comparas con la protagonista de, no sé, la última de Texas Chainsaw Massacre u otras actrices que son pura teta y ojos, casi súper modelos que están corriendo porque las van a matar… [Evil Dead] no tiene ese estilo para nada.

¿Qué es lo que te sorprendió de entrar de lleno en una producción de estudio como ésta?

La verdad es que al principio pensé en el mito de Hollywood y cómo sería hacer una película allí… Pero después nada es tan diferente. Las diferencias más grandes tienen que ver con la cultura y la idisioncrasia latina y la [estadounidense]. Nosotros somos algo más desorganizados, caóticos… No hay tanta jerarquía militar en el set: todo el mundo se habla… Es algo un poco más libre, pero al mismo tiempo más caótico. Acá es bastante más organizado, aunque rodamos en Nueva Zelanda, pero con el estilo [estadounidense] de filmar.