Natalia Lafourcade es transformada por Agustín Lara

La cantante habla sobre su nuevo disco que está promocionando en Estados Unidos.
Natalia Lafourcade es transformada por Agustín Lara
Natalia Lafourcade ha marcado una pauta con su proyecto 'Mujer divina. Un homenaje a Agustín Lara'.
Foto: Agencia Reforma

Natalia Lafourcade (México, 1984) es una artista evolucionada.

Musicalmente, ha marcado una pauta con su proyecto Mujer divina. Un homenaje a Agustín Lara. Y ahora no tiene ni idea del rumbo que tomará su próximo proyecto musical.

“Me da mucha curiosidad”, comenta. “Tengo muchas ganas de hacer otro disco pero ni siquiera sé por dónde va a estar”.

En entrevista con La Opinión, Lafourcade habla del desarrollo de su disco, el impacto que musical y personalmente le provocó conocer el trabajo de Lara (1896-1970), uno de los más importantes cantautores mexicanos, y del rumbo que esto dejará en su carrera.

Los invitados de Lafourcade en Mujer Divina, fueron Adrián Dárgelos (Babasónico), Meme (Café Tacvba), León Larregui (Zoé), Gilberto Gil, Kevin Johansen, Miguel Bosé, Vicentico, Devendra Banhart, Jorge Drexler, Alex Ferreira y Adanowsky.

¿Por qué un homenaje a Agustín Lara?

Tenía ganas de salir de mi zona de confort y hacer algo que realmente me significara un reto. Tenía muchas ganas de conectarme mucho con la música de México, con sus compositores, con su entidad. En ese tiempo coincidió que Alondra de la Parra [conductora de orquesta], me invitó a estar en el proyecto Travieso Carmesí. Hubo mucho trabajo de investigación para encontrar los compositores adecuados, porque ese proyecto formaba parte de las celebraciones del Bicentenario de México. En este proceso me encontré con los temas de Agustín Lara. Yo estaba buscando material para mi disco y me puse a investigar todo lo que él había hecho y me enamoré de Agustín.

¿Entonces esa colaboración fue un parte aguas en tu carrera?

Sí, la verdad que sí. Haber trabajado con Alondra me inspiró por muchos lugares. Fue totalmente una de las causas que haya sido Agustín y de que yo haya querido hacer este proyecto. Para mí, haber cantado la noche del Bicentenario me marcó, me hizo querer este proyecto, reconectarme con México y encontrar a través de esta música algo diferente.

¿Cómo trabajaste en los arreglos musicales?

Fue un trabajo súper delicado. Yo quería hacer un disco que no fuera simplemente de covers. Mi punto era hacer un proyecto que fuera una mezcla de épocas, de la música que vivió Agustín Lara y lo que estamos viviendo ahora. Los elementos musicales que él ocupaba, la elegancia, la inocencia, el sarcasmo y el toque pop experimental que yo le quería poner. Partí por aprenderme las canciones en guitarra, piano, cantarlas, que se me hicieran familiares, encontrar aquellos temas con los que me identificara. Y fue muy lindo porque comencé con los descubrimientos. Encontré luego a los coproductores que invistieron cada canción, la instrumentación. No fue un disco que grabé en un mes: fue un año en diferentes etapas y viajando a muchos lugares con el disco en la mano. La verdad, fue muy interesante.

¿Desde el inicio planeaste tener duetos?

Esa fue una situación que a mí se me antojó muchísimo. Se me hacía que valía la pena probar el cantar con otros artistas, que fuera un proyecto de colaboraciones. Al ser canciones de Agustín Lara pensé que debía compartir esos temas. Hice una lista de todos los invitados que yo sentía podían estar en el disco y gente que admiro.

Seguro que todos los invitados son especiales, pero, ¿hubo alguno que te hizo inmensamente feliz?

Había varios. Hay nombres en mi disco que todavía me sorprendo de que estén ahí, como Gilberto Gil, Miguel Bosé, Jorge Drexler, Vicentico… Conseguir el sí no fue nada difícil, lo difícil fue lograr los tiempos.

¿Porqué sólo hombres?

A la mitad del proceso me di cuenta que el disco venía con un toque muy femenino, muy meloso, con mucha miel y me dieron muchas ganas de tener solo invitados masculinos y me encantó.

Este disco te aleja de tu estilo musical, de lo alternativo. ¿Qué sigue ahora?

La verdad, no sé. He tenido una fuerte influencia de este proyecto que la verdad no sé en qué va a parar. Me da mucha curiosidad, tengo muchas ganas de hacer otro disco, pero ni siquiera sé por dónde va a estar. Pero lo que sí te puedo decir es que esta música me ha hecho explorar mucho [a mí] misma, hacia donde puedo llevar mi voz, mi interpretación y eso ha sido muy especial.