Obama defiende la reforma de salud

'Se empiezan a ver resultados con más beneficio por dólar, dice el Presidente

El presidente  Barack Obama defendió ayer  la ley  que busca  exigir a los estadounidenses que tengan un seguro médico.
El presidente Barack Obama defendió ayer la ley que busca exigir a los estadounidenses que tengan un seguro médico.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.(EFE) — El presidente, Barack Obama, realizó ayer una acérrima defensa de los beneficios de la reforma sanitaria de 2010 que, a su juicio, ya se están empezando a notar y hacen que los ciudadanos saquen mayor provecho y obtengan más servicios por cada dólar que invierten en el cuidado de su salud.

“En general, lo que hemos visto es que los costos de sanidad se han desacelerado drásticamente en muchas áreas desde que adoptamos la reforma”, dijo Obama.

Según el presidente, los efectos positivos de la ley ya se están empezando a notar, pues los usuarios se están beneficiando de “mejores protecciones” y la “inflación” de los servicios sanitarios se ha dejado de disparar al ritmo al que se disparaba antaño.

“Estás obteniendo más por cada dólar que gastas en salud”, indicó Obama, flanqueado por familias que se han beneficiado de reembolsos en sus seguros médicos gracias a lo contemplado en una de las disposiciones de la ley.

Entre los asistentes a la Casa Blanca se encontraba la presidenta de la Asociación Nacional Médica Hispana, Elena Ríos, para quien la reforma promovida por la administración de Obama resulta “de vital importancia” para los latinos, puesto que, por sus características socioeconómicas, este grupo saldrá muy beneficiado.

Según Ríos, la ley no sólo “incrementa” el acceso de todos los ciudadanos al cuidado sanitario, sino que también les provee de unos servicios de calidad y reduce los costos.

“Esta ley, durante la próxima década, resultará en un cambio positivo en la manera en cómo los servicios se proveen a nuestros pacientes”, dijo la presidenta de la asociación sanitaria hispana, que agrupa a más de 125 mil doctores, enfermeras y dentistas que tratan a millones de pacientes latinos.

Por su parte, la Casa Blanca destacó en un comunicado que un gran número de estadounidenses de clase media “ya se están beneficiando” de una de las disposiciones de la ley, que requiere a las compañías de seguros gastar “al menos el 80 por ciento” del dinero de las primas en mejorar la calidad de los cuidados médicos a los pacientes, en lugar de “en costos administrativos y generales.”

De no hacerlo así, las aseguradoras deben abonar un reembolso a sus clientes, algo que, según el Gobierno, ya está sucediendo: “informes recientes nos demuestran que esta medida está haciendo que las compañías de seguros rindan cuentas de sus acciones, y que devuelvan dinero a millones de estadounidenses de clase media”.

Según el comunicado, este dinero se traduce en “devoluciones, reembolsos y primas más bajas” para los asegurados. Obama también tuvo palabras para la oposición republicana, y criticó el regreso a “viejas batallas” que parecían ya resueltas.

“Reconozco que aún hay muchas personas al menos en esta ciudad que impulsan el fracaso de esta ley” que exige la rendición de cuentas de las aseguradoras y beneficia al ciudadano de a pie, dijo.

Asimismo, lamentó la aprobación de sendas medidas republicanas aprobadas ayer jueves en la Cámara de Representantes para demorar la puesta en marcha de la obligatoriedad de un seguro médico tanto para empresas como para individuos, respectivamente.

La ofensiva de Obama para “vender” los beneficios de la ley se produce en medio de críticas por la decisión de su Gobierno de postergar por un año, a 2015, la exigencia de que las empresas con más de 50 empleados ofrezcan seguro médico a sus empleados, so pena de multas de hasta 3 mil dólares.

La reforma sanitaria, uno de los principales logros legislativos de Obama durante su primer mandato, busca ampliar el acceso al cuidado médico, reducir los costos y mejorar la calidad de los servicios, y fortalecer el sistema de salud pública del país.