Cierran 16 centros de Alcohol y Drogas en California

16 centros de tratamiento de adicción en California serán investigados por el Departamento de Justicia bajo sospecha de abuso y fraude
Cierran 16 centros de Alcohol y Drogas en California
Estos centros son reembolsados por el uso de medicamentos para el tratamiento de sus pacientes.
Foto: Archivo/Aurelia Ventura / La Opinion

SACRAMENTO.- Por presunto abuso y fraude a MediCal, 16 centros de tratamiento de alcohol y drogas a lo largo y ancho de California fueron suspendidos por el Departamento de Servicios de Cuidado de la Salud de California (DHCS).

Sus casos fueron turnados al Departamento de Justicia de California para ser investigados, lo cual podría conducir a sanciones permanentes.

La medida fue tomada luego de varias auditorias, investigaciones y visitas a 22 centros de tratamiento.

Estos centros son reembolsados por el estado, por el uso de medicamentos para el tratamiento de pacientes con MediCal que son atendidos en sus instalaciones.

Pero al ser suspendidos, no podrán presentar las solicitudes de pago para el reembolso de los servicios, hasta que la investigación del Departamento de Justicia sea completada.

“Ha habido reportes de abuso y fraude al programa MediCal y tomaremos acción”, dijo Toby Douglas, director de DHCS.

“Estamos en medio de una investigación estatal amplia”, precisó.

MediCal impone una variedad de sanciones a los proveedores que fallan en los requisitos del programa. Las sanciones van desde suspender temporalmente al proveedor para que no presente los reclamos por reembolso de sus servicios, hasta una suspensión permanente.

Las acusaciones que llevaron a la suspensión de estos centros, van desde haber contratado individuos que están en la lista federal de los proveedores excluídos por haber sido condenados por una felonía o delito menor que involucra fraude o abuso en algún programa gubernamental; o por el descuido y abuso de pacientes al proveer un servicio de salud.

Algunos de los centros suspendidos son sospechosos de violar las leyes federales y estatales al proveer servicios que no son médicamente necesarios y por facturar por tratamientos no dados.

Lynda Gledhill, portavoz de la procuradora Kamala Harris, dijo que recibieron las quejas de los centros suspendidos, pero que no podían comentar sobre las investigaciones.

La Asociación de Recursos para la Recuperación de las Adicciones de California (CAARR) que representa a los centros de tratamiento de alcohol y drogas, no respondió a los llamados para comentar sobre la suspensión.