Ayuno contra deportaciones concluye en Tucson

Activistas que mantuvieron el ayuno por cinco días en contra del fortalecimiento de la seguridad fronteriza exigieron que sus demandas sean escuchadas.
Ayuno contra deportaciones concluye en Tucson
Un grupo también se manifestó frente a la oficina del senador John McCain para exigir que la frontera no sea militarizada.
Foto: EFE

TUCSON- Un grupo de voluntarios finalizó hoy en Tucson (Arizona) un ayuno de cincos días en protesta por la militarización de la frontera entre EE.UU. y México y por los continuos arrestos y deportaciones, como consecuencia de la colaboración policial y el servicio de inmigración.

“Tenemos hambre, pero hambre de justicia, tengo hambre de que nos respeten nuestros derechos”, dijo a Egla Gutiérrez, inmigrante mexicana de 25 años de edad y quien durante los últimos cinco días solo se alimentó de agua de coco.

Gutiérrez índico que espera que su sacrificio y el de sus siete compañeros sirva para despertar la conciencia sobre las consecuencias que podría tener una reforma migratoria si se aprueba el plan elaborado por el Senado.

La medida prevé más de $50,000 millones de presupuesto y contempla la contratación de 20.000 agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza, la ampliación del muro fronterizo, más cámaras y aviones no tripulados.

“Todo el mundo cree que esta propuesta de reforma migratoria es lo ‘máximo’ y no se dan cuenta de que más militarización de la frontera significara más muertes y más sufrimiento para nuestras comunidades”, señaló.

Durante los cinco días que duró el ayuno, el grupo estuvo congregado en la iglesia Presbiteriana del Sur de Tucson, donde simultáneamente llevaron a cabo varios eventos como foros educativos, marchas y protestas.

El grupo se presentó ayer en las oficinas principales del Departamento de Policía de la Ciudad de Tucson, donde entregaron una carta dirigida al jefe de Policía, Roberto Villaseñor, pidiéndole un alto a la cooperación entre este departamento y la Patrulla Fronteriza.

En 2010, entro en vigor la ley estatal SB1070, una de las leyes estatales más severas en contra de la inmigración indocumentada.

La sección 2(b) de esta legislación autoriza a los departamentos policíacos en todo el estado a cuestionar el estatus migratorio de aquellos de quienes “sospechan” que se encuentran de manera ilegal en el país.