Ansiedad entre los agricultores

Sin una reforma migratoria, las pérdidas serían millonarias
Ansiedad entre los agricultores
Se estima que la mitad de los trabajadores del campo son indocumentados.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— En pleno período de cosecha, la escasez de mano de obra en los campos ha dejado estragos en Estados Unidos. Ayer, un nuevo reporte del Departamento de Agricultura indicó que más de 2.1 millones de granjas en el país tendrían pérdidas por más de 9 mil millones de dólares si se eliminara la mano de obra inmigrante.

Fruta colgada pudriéndose en los plantíos ha sido el resultado de iniciativas estatales en Alabama y Georgia que han limitado el trabajo de extranjeros indocumentados en los campos. Un problema que ahora están enfrentando los productores de uva.

“La mayoría de los productores están bien, pero el nivel de ansiedad se ha incrementado. Este tema es el número uno en nuestra lista”, dijo en una entrevista con The Produce News el presidente de California Grape & Tree Fruit League, Barry Bedwell.

El nuevo estudio del Gobierno titulado “Arreglando nuestro sistema roto de inmigración: los beneficios económicos para las comunidades agrícolas y rurales”, insistió en que la reforma migratoria es la solución a este problema.

El reporte mostró que el sector rural de Texas sería el más beneficiado si se aprueba una ley en el Congreso. Actualmente el estado cuenta con 247,437 granjas, lo que se traduce en 21 mil millones de dólares en ventas.

Un 35% de la mano de obra rural en Texas es extranjera. El Departamento de Agricultura indicó que si se eliminara el trabajo de los inmigrantes habrían pérdidas económicas de entre 180 millones y 324 millones de dólares.

Para California el impacto también sería sustancial. El estado cuenta con un 73% de mano de obra extranjera en sus 81,033 granjas, equivalentes a 33,900 millones en ventas. Sin los jornaleros habrían pérdidas de entre 1,730 a 3,120 millones de dólares.

En el caso de Nueva York, las 36,352 granjas implican un total de ventas de 4,400 millones de dólares, con un 19% de mano de obra extranjera. Las pérdidas en el estado estarían en el rango de entre 99.2 y 178.6 millones de dólares.

“Hay 1.1 millones de trabajadores que han sido empleados en el sector agrícola, basado en estudios del Departamento del Trabajo. Al menos la mitad de ellos son indocumentados. Al hablar de nuevas entradas, en el grupo que ha trabajado por menos de dos años, probablemente un 75% no tienen papeles”, explicó el Secretario de Agricultura Tom Vilsack.

“La falta de trabajadores repercutirá en una reducción de la producción agrícola y exportaciones, lo que impactará la economía y el sector laboral. Una reforma migratoria dará seguridad a los trabajadores y sus familias, mejorará las condiciones de trabajo y nivelará el mercado agrícola”, agregó.

Mientras el Presidente Barack Obama está enfocando sus apariciones públicas en la economía, miembros de su gabinete han comenzado una campaña para promover los beneficios de la reforma migratoria en diferentes áreas relevantes para el país.

“Nos aseguraremos que congresistas que son clave en este debate tengan acceso a este reporte. Continuamos dando asistencia técnica para las propuestas. Yo seguiré hablando de esto. Hay dos componentes críticos para el futuro de la agricultura estadounidense en el corto plazo, uno es la aprobación de una reforma migratoria y otro es la aprobación del proyecto de ley agrícola por cinco años, ambos están bajo el control de la Cámara de Representantes”, agregó.

El gobierno destacó que la reforma migratoria implicará aumentos de 2,000 millones de dólares en el producto interno bruto en 2012 y 9,790 millones en 2045.