Tope para negocios en béisbol

Tope para negocios en béisbol
Hanley Ramírez de Dodgers está en el plato, marcado por el receptor Corky Miller de los Cincinnati Reds, en un partido de béisbol en Los Ángeles, el 27 de julio pasado.
Foto: AP

Le quedan 24 horas de al plazo límite para que los equipos de la MLB puedan llevar a cabo transacciones y ajustar sus rosters, para competir, o según se mire, para bajarle millones a la nómina y comenzar a planear, desde ahora la temporada del año próximo.

Horas que son minutos, y un mercado volátil que ya mueve muchos nombres y que sin duda va cambiar de casa a muchos en las próximas horas. Nombres que suenan.

AHORA VENDEMOS: Así les cambió la vida a los Angels que, de ricos en dos temporadas seguidas, pasan a vendedores para bajarle presión a la chequera de Mr. Arte Moreno.

Scott Downs ya se fue a Atlanta, y en la carpeta de posibles cambios inminentes están Erick Aybar y Howie Kendrick.

Hasta anoche no se reportaba ningún interés por Josh Hamilton, el problema financiero grande del equipo, aunque ahora que no estará Albet Pujols, podría recobrar importancia y recuperar su valor.

EN DODGERTOWN: Donde la vida es más tranquila, buscan un segunda base porque entre Nick Punto y Juan Uribe no dan la medida. ¿Y qué tal si Howie Kendrick, gran jugador en la antesala, se mudara de Angels a Dodgers?

En Filadelfia también se especula con que Papelbon podría estudiar oferta de los Dodgers. Y sí… les falta un gran cerrador para redondear un gran roster.

ENEMIGO DE CASA: Kirk Gibson, el mandón de los Diamondbacks de Arizona, no cree que los Dodgers tengan nada seguro, y busca apoyo para su pitcheo. Jack Peavy, de los Medias Blancas, es la carta que buscan. También está en agenda Cliff Lee, un zurdo carísimo al que en los Filis le queda poco y nada que decir, y que en el desierto podría dar una mano. Dicen en Nueva York que la decisión de la esposa de Lee puede ser crucial… si es que quiere vivir en Phoenix.

REGRESO A CASA: Quién lo creyera. Jonathan Papelbon, quien se fue de Boston peleado, tiene en la mesa una oferta para volver a los Medias Rojas, que este año pelean en serio y tienen para ir por más.

Los mismos “Patirrojos” son aspirantes a llevar a Cliff Lee para saber si es que pueden despegarse de los molestos Rays de Tampa, ahora que los Yanquis están rezagados y parecen pelear por muy poco.

BUSCAN A JUSTIN: Los Orioles de Baltimore, que saben que pueden apoyar el trabajo de Buck Showalter para buscar un boleto comodín, quieren a Justin Morneau, el potente primera base de los Mellizos que tiene en su mochila un título de MVP de la Liga Americana. También buscan al lanzador zurdo Joe Saunders, quien ya estuvo en Baltimore.

¿Y ÉSE QUIÉN ES? Se llama James Russell, es unrelevista zurdo de los Cachorros, y tiene más novias que Luis Miguel. Hay seis equipos en busca de este caballero que podría desembarcar en Boston gracias a los buenos oficios de Theo Epstein, gerente de Chicago y ex gerente de los Medias Rojas. En ese paquete podría ir también el abridor Jeff Samardzija.

QUIEREN A OLÍVER. Poco ha tenido que hacer el zurdo mexicano Oliver Pérez para que se fijen en él. Ahora en plan de relevista en Marineros, Pérez tiene oferta de trabajo para ir a Cleveland donde Terry Francona sabe cómo lidiar con sus problemas de control.

No hay que olvidar una vieja máxima del beisbol: “Nunca desprecies a un zurdo que tira strikes”.

EN MOTOWN: Tranquilos porque tiene a Verlander y Schaerzer, los Tigres de Detroit tienen, sin embargo, otras urgencias, entre ellas un apoyo para el cerrador Joaquin Benoit, y hablan con los Padres por el relevista Luke Gregerson.

GRAFFITI: No se reportó al cierre de esta columna ningún interés por Manny Ramírez, ni aquí ni en China.

Luego la seguimos.