Visitan a líder preso

Funcionario de EEUU realiza esfuerzo para dar fin a estancamiento en Egipto
Visitan a líder preso
Varios simpatizantes de los Hermanos Musulmanes participan en una protesta de apoyo al presidente depuesto Mohamed Morsi, en El Cairo.
Foto: authors

EDITORES: REFORMULA y agrega contexto. Con AP Fotos.

EL CAIRO, Egipto.— Un alto diplomático de Estados Unidos se reunió ayer lunes con un encarcelado líder de la Hermandad Musulmana, como parte de los esfuerzos norteamericanos para poner fin al estancamiento entre el Gobierno egipcio, respaldado por el Ejército, y los manifestantes que apoyan al derrocado presidente Mohamed Morsi, dijeron funcionarios egipcios.

Las conversaciones entre el subsecretario de Estado de Estados Unidos, William Burns, y Jairat el Shater, el poderoso jefe adjunto de la Hermandad, tuvieron lugar en la prisión en la que el dirigente islamista está detenido, dijeron los funcionarios bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a los medios de comunicación.

Burns estuvo acompañado por los ministros de Relaciones Exteriores de Catar y los Emiratos Árabes Unidos, así como por un enviado de la Unión Europea. La vocera de la embajada de Estados Unidos, Patricia Kabra, se negó a hacer declaraciones.

Por su parte, el portavoz del presidente interino de Egipto dijo que no cambiará en absoluto la hoja de ruta política respaldada por el Ejército que fue anunciada cuando el las Fuerzas Armadas derrocaron a Morsi hace un mes.

La declaración de Ahmed al Muslemani parecía tener el propósito de contrarrestar las conjeturas de que las visitas de diplomáticos occidentales y árabes al El Cairo podrían persuadir al Gobierno interno de Egipto de ofrecer concesiones importantes a los partidarios del presidente depuesto a cambio de desmantelar sus campamentos de protesta.

La hoja de ruta propone enmendar o reemplazar la Constitución respaldada por los islamistas que fue adoptada en 2012. También propone la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales en 2014.

El Shater fue uno de varios islamistas destacados detenidos por las autoridades después de que el Ejército derrocó a Morsi, un miembro de la Hermandad desde hace mucho tiempo, el 3 de julio. El Shater ha sido acusado de complicidad en el asesinato de manifestantes en contra de Morsi durante los cuatro días de protestas que llevaron al golpe militar.

Los funcionarios del Gobierno no dijeron por qué Burns y otros diplomáticos visitaron El Shater, sospechoso junto con el líder espiritual de la Hermandad, Mohamed Badie, de ostentar el poder real durante el año que estuvo Morsi en el poder.

Burns y los otros tres diplomáticos están en Egipto como parte de los esfuerzos internacionales para poner fin al enfrentamiento entre los partidarios de Morsi y el Gobierno interino respaldado por los militares.

Más de un mes después de la destitución de Morsi, miles de partidarios del líder islamista permanecen acampados en dos plazas principales de El Cairo para exigir su restitución. El liderazgo interino respaldado por los militares de Egipto ha emitido una serie de advertencias para que se dispersen bajo amenaza de una intervención de las fuerzas de seguridad, lo cual prepara el escenario para un posible enfrentamiento.

Unas 250 personas han muerto en episodios de violencia desde el derrocamiento de Morsi, incluyendo al menos 130 en dos grandes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los partidarios de Morsi, el 8 de julio y de nuevo el 26 de julio y temprano al día siguiente.

Morsi, el primer presidente egipcio elegido libremente, se encuentra retenido en un lugar desconocido desde su derrocamiento. La semana pasada recibió la visita de la directora de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, y de un grupo de estadistas africanos. Ashton dijo que Morsi estaba bien y que tenía acceso a la televisión y los periódicos.

Morsi encara acusaciones de conspirar con el grupo miliciano palestino Hamás para escapar de prisión en 2011.

El Shater, Badie y otras cuatro personas serán enjuiciados el 25 de agosto por cargos relacionados con la muerte de ocho manifestantes frente a la sede de la Hermandad en El Cairo durante las protestas masivas que hicieron que los militares intervinieran. Badie permanece oculto.