Cantor, difícil para negociar

Demócratas ven al líder de la mayoría como un 'obstáculo'
Cantor, difícil para negociar
Eric Cantor (R-Va.), Presidente de la Mayoría en el Congreso, (Izq.) tras uno de sus discursos a empresarios en Washington.
Foto: AP

ESPECIAL CONGRESO

WASHINGTON, D.C.— Eric Cantor (R-VA) puede hablar por varios minutos sin siquiera pestañar. Es una persona preparada para las cámaras y un político en ascenso, que no escatima en detalles para cuidar su imagen. Ahora, desde su posición como líder de la mayoría, por primera vez está trabajando en un proyecto de ley de inmigración, un área explosiva para su partido.

Cantor es una de las estrellas republicanas en el Congreso y los expertos pronostican que llegará al cargo de presidente de la Cámara de Representantes, pero por ahora sus opositores lo describen como intransigente para negociar y sus adeptos resaltan su determinación para defender sus principios.

“Ha sido un líder extraordinario y un amigo. Creo que nunca ha pasado una fecha significativa sin que él no me mande un mensaje o me llame. Los miembros lo respaldan y confían en su liderazgo”, aseguró Trey Gowdy (R-SC).

Virginia ha sido su hogar desde siempre, al cual ha representado en el Capitolio desde 2001. Previamente se desempeñó en La Cámara de Delegados del estado entre 1992 y 2001. Antes, Cantor trabajó por más de una década en el negocio familiar, en el área legal. Obtuvo su título de abogado en William & Mary Law School en 1988.

Como líder de la mayoría es responsable de manejar la agenda de debate y votaciones en la Cámara de Representantes, además de supervisar el trabajo de los comités donde se escriben los proyectos de ley. Pero, por sobre todo, la parte más importante de su trabajo es alinear a su partido en las iniciativas y posturas que el liderazgo considera importantes.

Cuando se le pregunta por sus principales logros en su puesto, Cantor asegura que está especialmente orgulloso del trabajo para crear un mejor clima que ayude al crecimiento económico y la expansión de las oportunidades educacionales.

“En 2012 trabajé con líderes de negocios como Steve Case, fundador de AOL y con el Presidente para impulsar el proyecto de ley titulado JOBS e incrementar financiamiento para compañías que recién comienzan y pequeños negocios”, respondió a través de un cuestionario elaborado por La Opinión.

Se jacta de haber viajado por Virginia y el país, visitado líderes de escuelas y padres para discutir sobre educación.

“El proyecto de ley para el éxito de estudiantes incluyó mi enmienda para dar a padres y alumnos más opciones y oportunidades educacionales. Estoy comprometido a que la educación se convierta en prioridad y proveer más opciones para aquellos niños atrapados en escuelas que fracasan”, dice.

Uno de los principales críticos de Cantor ha sido el Presidente Barack Obama. La relación es mutua. El republicano ha calificado al mandatario como “desconectado” con el pueblo estadounidense, mientras los demócratas en general lo describen como “un obstáculo” a cualquier esfuerzo para llegar a acuerdos políticos razonables.

Lo cierto es que Cantor reclutó y apoyó a la mayoría de los congresistas asociados al Tea Party que fueron elegidos en 2010, cuando la Cámara de Representantes volvió a manos republicanas. Todos celebran reuniones regularmente. Esto lo ha llevado a liderar posiciones calificadas como extremas en debates como el déficit fiscal y el límite de la deuda pública.

Ahora está trabajando en la creación de un nuevo proyecto de ley titulado KIDS Act en conjunto con Bob Goodlatte (R-VA), que legalizaría a los jóvenes indocumentados, que llegaron al país siendo menores de edad.

“Estamos reuniéndonos con legisladores, escuchando sus ideas y construyendo consenso. Trabajaremos desde ahí […] Siento muy fuertemente que debemos enfrentar este problema al mismo tiempo que la seguridad fronteriza. Mientras escribimos la legislación nos aseguraremos de encontrar áreas donde podamos mejorar esa parte, para obtener una ley que todos puedan apoyar”, comentó Cantor, al ser consultado por el progreso en esta área.

Representantes de United We Dream se reunieron con personal de la oficina del legislador para discutir los detalles de la propuesta. “Les dijimos que nuestra posición es luchar por la ciudadanía de los 11 millones de indocumentados. Ellos nos dijeron que por ahora los republicanos sólo están preparados para mover esta parte de la legalización”, explicó Amanda Gutiérrez, activista de United We Dream

“Cuando comenzaron a hablar de KIDS Act lo vimos como una medida política, la respuesta del partido a la demanda de los hispanos y en paralelo la intención de dividir a la comunidad”, señaló.

“Espero que KIDS Act incluya un camino a la ciudadanía. Creo Cantor ha abierto sus ojos y me alegro mucho. He aprendido a no cuestionar las motivaciones de las personas, pero honestamente espero que quiera hacer lo correcto”, dijo Luis Gutiérrez (D-IL) uno de los líderes en temas migratorios en el Congreso.

En septiembre el Congreso vuelve a trabajar. Luego de un caluroso verano con cientos de eventos a favor de una reforma migratoria, los legisladores deberán definir sus posiciones en el debate. Cantor, por su parte, estará en un momento clave. Le mostrará al país si realmente es un “obstáculo” en las negociaciones o un constructor de consensos.