Defienden pago de tiempo extra

Consulados locales colaboran con el Departamento de Trabajo de EEUU

Defienden  pago de tiempo extra
El cónsul general de El Salvador en Los Ángeles, Walter Durán, firma un convenio con representantes del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.
Foto: La Opinión - Esmeralda Fabián Romero

A través de un video, totalmente en español, el Secretario del Departamento del Trabajo, Thomas Pérez, quiere que el mensaje quede claro: cualquier trabajador en Estados Unidos, sin importar su estatus migratorio, debe recibir el salario mínimo federal de $7.25 por hora y el pago de tiempo y medio por horas extras, luego de una jornada semanal de 40 horas.

Y para defender estos derechos para los salvadoreños y los mexicanos en Los Ángeles, el Departamento del Trabajo (DOL) reiteró su compromiso de un convenio con los consulados de sus respectivos consulados en esta ciudad, en el marco de la Semana Nacional de los Derechos Laborales,

“Si trabajan aquí, tienen derechos. Sin importar su estatus migratorio”, aseguró Priscilla García, vocera de la División de Salarios del DOL, indicando que la mayoría de las llamadas que recibe el centro de quejas laborales provienen de trabajadores originarios de esos dos países.

El abuso más común entre estos trabajadores, dijo, es la falta de pago de horas extras.

“Existen millones de dólares que se han dejado de pagar en horas extras a estas personas. Lo triste, es que se regresan a sus países sin el dinero que les corresponde por su trabajo”, afirmó García.

DOL busca localizar a esos trabajadores con la ayuda de los consulados, donde promueve también los servicios que ofrece.

“La gente tiene temor de reportar abusos, porque son indocumentados en este país. Queremos que sepan que en el consulado de El Salvador pueden reportar violaciones a sus derechos, y que nosotros vamos a pedir al DOL que resuelvan estos casos”, indicó Walter Durán, cónsul general de El Salvador en Los Ángeles.

El DOL enfatiza no tener colaboración con el Departamento de Seguridad Nacional o con la Administración de Aduanas e Inmigración (ICE). Todas las llamadas que se reciben para reportar violaciones a los derechos laborales son confidenciales.

Esta colaboración entre el DOL y los consulados se estableció desde 2004, pero ahora se está reforzando con charlas, información en internet y en Facebook.

Sonia Angel, salvadoreña radicada en Los Ángeles desde hace dos años, reconoce que existen abusos a sus connacionales en el ambiente laboral, sobre todo con los salarios.

“Yo sé de gente que trabaja para mismos latinos, a los que les pagan menos del sueldo mínimo y se aprovechan de ellos solo por ser indocumentados. Es bueno que nuestro consulado se preocupe por nosotros en ese aspecto”, dijo la mujer.

Por su parte, Juan Moreno, otro salvadoreño, se mostró escéptico de que este convenio realmente se refleje en la realidad. “Solo espero que el compromiso se convierte en acción y algún día dejemos de ver los abusos que por tantos años hemos soportado”, dijo.