Deja el SEIU, no la lucha

Eliseo Medina se retira de su cargo como secretario del poderoso sindicato

Deja el SEIU, no  la lucha
Eliseo Medina, secretario y tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio.
Foto: AP

Luego de casi tres décadas en las que pasó de trabajador del campo a influyente sindicalista, Eliseo Medina anunció ayer su retiro formal del cargo de secretario y tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), efectivo el próximo 1 de Octubre.

Medina, de 67 años, dijo ayer que seguirá “representando” a SEIU y se dedicará 100% al esfuerzo por aprobar una reforma a las leyes de inmigración de Estados Unidos, una tarea en la que lleva participando varios años.

“Estamos convencido de que estos señores pueden masticar chicle y caminar a la misma vez”, dijo ayer, refiriéndose a la capacidad del Congreso de atacar diversos problemas a la vez.

Medina surgió como líder crucial de la SEIU durante la huelga de “janitors” o trabajadores de limpieza que en el año 2000 logró el aumento más grande de salarios en la historia de la campaña “Justice for Janitors”. También llevó la voz cantante en la obtención de mejoras laborales para 100 mil trabajadores de cuidados en el hogar.

Comenzó en las luchas sindicales en 1965, cuando asistió a una reunión en la que uno de los principales oradores era César Chávez, de la Asociación Nacional de Campesinos que luego se convirtió en el UFW (La unión de campesinos). Eliseo era campesino e hijo de campesinos, originarios de Huanusco, Zacatecas, que eventualmente vinieron a California a trabajar. Su padre Eliseo fue bracero y también indocumentado.

Medina, quien participó en la histórica huelga de trabajadores del campo en Delano, California, en un momento clave en la formación del Sindicato de Campesinos liderado por César Chávez y Dolores Huerta, tiene una carrera de 27 años en el SEIU y contribuyó en gran medida a convertir el movimiento sindical en un esfuerzo de organización pro inmigrante.

Es precisamente a Chávez a quien Medina debe la inspiración de iniciarlo en el movimiento que se convertiría en su trabajo de vida.

En una conversación con La Opinión esta semana, Medina indicó que los grupos que buscan la reforma no cejarían en su empeño y que él seguiría participando. Agregó que se encargaría de movilizar el voto en contra de quienes no apoyen la reforma.

“Este es un Congreso de dos años y la presión para hacer algo va a ser la misma el año que entra”, dijo Medina, dando señales de que su retiro no significa el abandono de sus objetivos.