Libérese de esas libras de más: pueden ser peligrosas

Acumular grasa en la zona abdominal es un problema de salud
Libérese de esas libras de más: pueden ser peligrosas
El síndrome metabólico aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca o diabetes.
Foto: Agencia Reforma

Acumular grasa en la zona abdominal no es sólo un problema estético, sino también de salud, porque esta característica puede indicar la presencia del síndrome metabólico.

Conocido también como síndrome de resistencia a la insulina, su presencia aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca o diabetes.

“El síndrome metabólico es la expresión física y el trastorno metabólico relacionado con un fenómeno que se llama resistencia a la insulina, un desorden metabólico en el cual el cuerpo no puede utilizar eficientemente la insulina, lo que puede desencadenar desajustes en la glucosa”, comenta el endocrinólogo del Hospital San José, Ignacio Rangel, desde México.

Este fenómeno causa una agresión sobre las células endoteliales (circulación), lo que genera una respuesta de inflamación y una serie de padecimientos a causa de esta reacción.

“Como el cuerpo empieza a acumular sustancias y químicos que lo dañan, finalmente pueden provocar alta presión, alto colesterol, diabetes y gota, y todo esto gira alrededor del acumulo de grasa”, indica Rangel.

El síndrome metabólico generalmente se presenta en personas con sobrepeso, sobre todo con obesidad abdominal, que es el síntoma visible.

“Otro de los síntomas, además de la obesidad, es la aparición de una piel oscura y gruesa como cáscara de naranja en el cuello y las axilas; en las mujeres aparece esta piel por debajo de las mamas, además de verrugas en el cuello, que son anunciadoras de que hay resistencia a la insulina”, añade.

Según la página web de la Organización Americana del Corazón (www.americanheart.org), otras de las condiciones a las que se asocia el síndrome es poca actividad física, la edad (más común después de los 40 años), desbalance hormonal y predisposición genética. Para detectarlo el médico debe revisar el peso corporal, tomar la presión arterial para descartar hipertensión y realizar exámenes de sangre para medir colesterol, triglicéridos, glucosa y niveles de insulina.

Una vez detectado el síndrome, lo principal es reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Si el paciente fuma debe abandonar el hábito y estabilizar los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.

Lo aconsejable, menciona el endocrinólogo, es cambiar el estilo de vida, comer sano y practicar alguna actividad física. No se recomiendan medicamentos en una etapa donde no hay diabetes.

La ayuda que se recomienda en estos casos es conjunta, el endocrinólogo debe encabezar a un equipo de expertos nutriólogos, médicos del deporte, entre otros.

Si este padecimiento se deja al descuido, podría causar accidentes cardiovasculares, como ataque al corazón o embolia cerebral.

“La sugerencia es que toda persona que tenga exceso de grasa en el abdomen, un índice de grasa corporal de 27 en adelante, alta presión, triglicéridos y colesterol altos, debe ser valorada”, culmina.