Clinton defiende a Obama por no ceder ante republicanos

El expresidente de Estados Unidos acusó a la oposición de querer "que Estados Unidos fracase" con sus ataques a la reforma sanitaria.
Clinton defiende a Obama por no ceder ante republicanos
El exmandatario de Estados Unidos criticó los ataques republicanos a la reforma sanitaria promulgada en 2010.
Foto: AP

Washington.- El expresidente de Estados Unidos Bill Clinton defendió hoy al actual mandatario, Barack Obama, en su negativa a negociar con los republicanos en los dos debates fiscales que vive el país, y acusó a la oposición de querer “que Estados Unidos fracase” con sus ataques a la reforma sanitaria.

En una entrevista emitida hoy por la cadena ABC News, Clinton afirmó que Obama no debe ceder ante los republicanos pese a que el país se arriesga a un cierre temporal de parte del Gobierno federal el próximo martes y a que podría entrar en suspensión de pagos de no elevarse el techo de la deuda a mediados de octubre.

“Supongo que (Obama) podría detenerlo (el cierre del Gobierno), pero el precio actual de detenerlo es más alto que el precio de dejar que los republicanos lo hagan y prueben su propia medicina”, señaló Clinton en la entrevista, grabada el jueves en Nueva York.

La Cámara de Representantes de EEUU aprobó esta madrugada un plan presupuestario que evitaría un cierre del Gobierno, pero con la condición de aplazar un año la implementación de la reforma sanitaria, algo que será rechazado con toda seguridad en el Senado, precipitando el país a un cierre del Gobierno el martes.

“Si yo fuera el presidente, no negociaría sobre estos recortes tan crueles”, afirmó Clinton, que se mostró especialmente indignado por la aprobación en la Cámara Baja de una medida que recortaría el presupuesto para los cupones de alimentos.

“Me resulta escalofriante”, agregó el expresidente.

El último cierre temporal del Gobierno federal de EE.UU. se produjo durante el primer mandato de Clinton, a finales de 1995, cuando dos crisis seguidas forzaron a suspender las actividades no esenciales de las agencias, lo que tuvo un coste de unos 1.400 millones de dólares, según estimaciones oficiales.

El exmandatario consideró, no obstante, que la situación entonces era diferente, porque la economía estaba rumbo al superávit y “el déficit estaba bajando”, además de que ambas Cámaras estuvieron inmersas en un constante proceso de negociación.

“Ahora no hay oportunidad para llegar a ese tipo de acuerdo, porque no hay tiempo y (los republicanos) no quieren negociar”, afirmó.

En cuanto al debate para aumentar el techo de la deuda, consideró que “no sería bueno” si EE.UU. entra en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

“Pero si (los republicanos) van a cambiar la forma en que funciona la Constitución y alterar fundamentalmente el carácter de nuestro país y dañar el futuro de muchos niños, en algún momento tienes que decir que no; y después confiar en que haya base para algún tipo de acuerdo”, indicó Clinton.

El exmandatario criticó además los constantes ataques republicanos a la reforma sanitaria promulgada en 2010, de la que una parte clave entra en vigor este martes.

“(Obama) no debería retrasar la (aplicación de la) reforma sanitaria”, opinó. “Esta ley ya ha producido muchos buenos resultados. Y ellos están desesperados porque fracase esta ley, porque si no fracasa, todo lo que llevan diciéndonos desde 1980 de que el Gobierno es malo es incorrecto”, apuntó.

“¿Puede usted recordar un momento de su vida en la que un gran partido político estuviera simplemente suplicando que EE.UU. fracase?”, preguntó.