Mueren 44 por enfrentamientos

Unos 423 egipcios partidarios de Morsi detenidos en el país
Mueren 44 por enfrentamientos
Simpatizantes del Ejército egipcio y del ministro de Defensa gritaban consignas contra la Hermandad Musulmana, en El Cairo, ayer.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto.— Por lo menos 44 personas murieron ayer domingo en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y simpatizantes del derrocado presidente islamista Mohamed Morsi, informaron autoridades.

El Ministerio de Salud reportó que hubo 40 muertos en la capital y otros cuatro en provincias al sur de El Cairo, además de al menos 240 heridos. El Ministerio del Interior, que se encuentra a cargo de la policía, dijo que 423 partidarios de Morsi fueron detenidos en diversas partes del país.

Simpatizantes del Ejército y partidarios de Morsi llenaron las calles del país ayer domingo, en la fecha de la conmemoración de la guerra con Israel, y ello condujo a los enfrentamientos.

El Gobierno respaldado por militares trató de usar la conmemoración del 40 aniversario de la guerra de 1973 para rendir un tributo al Ejército, cuya cúpula derrocó a Morsi el 3 de julio.

Los simpatizantes de Morsi y las fuerzas de seguridad se enfrentaron en las calles por horas en varios puntos de El Cairo, que terminaron como zonas de combate con humo y el ruido de disparos en medio del aire lleno de gas lacrimógeno.

Un fotógrafo de The Associated Press vio nueve cadáveres en el piso de una clínica del distrito de Doki, en El Cairo, donde se registraron algunos de los choques más encarnizados. La mayoría de los cadáveres tenían heridas de bala en la cabeza o el pecho.

Los enfrentamientos representan un nuevo capítulo en la crisis política que aqueja al país desde febrero de 2011, cuando el viejo dictador Hosni Mubarak fue derrocado.

Los choques seguramente obstruirán los esfuerzos del Gobierno para reavivar la economía, en especial el vital sector turístico, y restaurar el orden en El Cairo, donde el crimen y la anarquía se han impuesto.

Los enfrentamientos contrastan con el sentimiento carnavalesco que imperaba en la plaza Tarir del centro de El Cairo, donde miles de simpatizantes del Ejército ondearon banderas egipcias, hicieron sonar silbatos y desplegaron carteles con la imagen del jefe del Ejército, el general Abdul-Fatá El Sisi.

Por la mañana, soldados colocaron barricadas y alambre de púas en los accesos a la plaza Tarir, además de vehículos blindados. Se instalaron detectores de metal en las entradas y los manifestantes que llenaron la plaza fueron cacheados por los militares.

Por la tarde, El Sisi y el presidente interino Adly Mansur acudieron a un espectáculo con fuegos artificiales en un estadio propiedad del Ejército en la zona este de El Cairo.

El antecesor de El Sisi, el mariscal de campo Husein Tantawi, estaba entre el público que acudió a la ceremonia, lo que representa su primera aparición pública desde que Morsi lo relevó del cargo, junto con su jefe de gabinete, Sami Anan, en agosto del año pasado.

Tantawi fue el ministro de Defensa de Hosni Mubarak durante 20 años y se hizo cargo del Gobierno cuando su mentor fue expulsado del poder tras la revuelta del 2011.

Anan, quien tiene deseos de ser presidente, no estuvo en las festividades.