Empate espectacular entre regios y capitalinos en Houston

Monterrey y Cruz Azul empataron a uno en atractivo encuentro jugado en el estadio BBVA Compass de Houston

Empate espectacular entre regios y capitalinos en Houston
Regios y celestes empataron a uno en Houston.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Las aficiones de los Rayados del Monterrey y de la Máquina Celeste del Cruz Azul calentaron en Houston el ambiente para que sus clubes se entregaran en la cancha del BBVA Compass Stadium el jueves por la noche y los equipos no decepcionaron. Los regios y capitalinos empataron a un gol en un duelo abierto que estuvo repleto de jugadas espectaculares, donde las figuras principales de ambas escuadras se lucieron y algunos jóvenes de fuerzas inferiores aprovecharon los minutos para mostrarse.

Desde el silbatazo inicial los equipos se dedicaron a jugar de forma abierta y se generaron varias llegadas de gol en ambas porterías temprano en el encuentro.

El Cruz Azul se mostró más peligroso con sus delanteros Mariano Pavone y Achille Emana en los primeros 30 minutos del partido pero perdonaron en varias ocasiones al guardameta regio, Jonathan Orozco.

El Monterrey comenzó a generar mejores llegadas sobre el arco de Guillermo Allison en los últimos 15 minutos del primer tiempo y fue en el minuto 36 precisamente que los capitalinos aprovecharon un contragolpe para irse arriba en el marcador.

El atacante ecuatoriano Marlon de Jesús, que ya había fallado una clara de gol, unos minutos antes recibió un pase filtrado que controló para mandar la pelota al fondo de la portería ante del salida del meta celeste que nada pudo hacer para atajar el disparo bombeado del sudamericano.

En la segunda etapa los capitalinos tomaron la iniciativa y su dominio se reflejó al minuto 48 cuando el argentino Pavone aprovechó un error del defensa regio Leobardo López, que falló en despejar un balón bombeado al área dejando el esférico bailando para que Pavone lo rematara de forma violenta y venciera a Orozco.

Con el empate el partido se animó aun más todavía con ambos equipos buscando agresivamente la ventaja en el marcador y Monterrey estuvo muy cerca en encontrarla pero el portero cementero comenzó a convertirse en figura atajando dos tiros a gol, uno de Pavone y el otro de De Jesús.

En la recta final del partido Monterrey parecía que se quedaría con la victoria luego de que Carlos Acosta se adueñó de un balón al borde del área grande para sacar un disparo que llevaba como destino el ángulo derecho superior de la meta cementara pero se estrelló en el horizontal.

El empate dejó a las aficiones contentas porque se jugó de forma abierta y se dio un buen espectáculo.