Educan en seguridad vial

Estudiantes locales aprendieron de los peligros de conducir distraídos
Educan en seguridad vial
Una estudiante se pone a prueba durante el evento realizado en Northridge.
Foto: Suministrada

La distracción es la primera causa de accidentes fatales entre adolescentes. En los EEUU, 1 de cada 4 accidentes fatales involucran a un joven de entre 16 y 24 años.

Debido a estas alarmantes estadísticas, en 2007 el Congreso dedicó la tercera semana de octubre para a concientizar a jóvenes y sus padres sobre los peligros de conducir.

Este año, la Patrulla de Caminos de California (CHP), la Policía de Los Ángeles y la Academia de conducir Mercedes-Benz unieron fuerzas para presentar una serie de eventos para crear conciencia y educar al público.

Esta semana en la escuela preparatoria Northridge Academy, los estudiantes asistieron a una demostración sobre los peligros de manejar distraídos.

Durante el evento los estudiantes manejaron entre conos naranjas, mientras eran distraídos por sus amigos, sus teléfonos o con música a todo volumen.

“Siempre manejo mi troca, pero nunca creí que podía distraerme tanto”, admitió tras la demostración, Hugo Villafañe, un estudiante del último año.

“Este ejercicio de manejo me hizo ver la gran responsabilidad que es sentarse en el asiento del conductor”, opinó por su parte Christopher Marroquín, otro estudiante.

La gimnasta y medallista de oro Gabby Douglas, de 17 años, quien tiene su permiso de conducir y está tomando clases de manejo, también participó en el evento. “Tomo mis clases de manejo tan seriamente como mi entrenamiento para las Olimpíadas”, aseguró.

José Barrios, agente del CHP, dijo que en los últimos años ha aumentado la cantidad de accidentes por distracción, debido en parte al uso de teléfonos, pero también por que los jóvenes no conocen los peligros a los que se enfrentan.

“Por eso realizamos estos eventos de educación al público”, explicó Barrios y recalcó el papel de los padres, que no siempre se dan cuenta que sus hijos miran y copian lo que ellos hacen. “Cuando un adulto maneja distraído o de manera ilegal, le está dando un mal ejemplo a sus hijos, que luego imitarán su comportamiento”, indicó. “Lo que le diría a jóvenes y adultos, es que no vale la pena atender esa llamada o contestar ese otro texto. Un segundo de distracción puede cambiar nuestra vida o la de otros para siempre”, recordó el agente.

Una vida que cambió para siempre fue la de Jeri Dye Lynch, una madre que perdió a su hijo de 16 años, en 2010, cuando fue atropellado por una joven de 18 que conducía distraída y a toda velocidad. Lynch compartó su historia con los jóvenes en el evento. “Luego de la muerte de Conor, decidimos comenzar una fundación en su nombre, para crear y apoyar programas de seguridad vial”, explicó.

“La vida de todos los estudiantes es preciosa. Nosotros perdimos a un estudiante en un accidente tres años atrás y no quiero que ningún otro padre tenga que pasar por lo mismo”, explicó Nidia Castro, directora de la escuela. “Mis estudiantes manejan muy bien, pero sí se distraen a veces. No quiero que nadie pierda su vida, por no estar enterado de los peligros que existen al manejar”.