Aviones por la isla Conejo

Honduras afirma que El Salvador podría desatar conflicto bélico

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo (i), junto al jefe de las fuerzas Armadas de Honduras, René Osorio (d).
El presidente de Honduras, Porfirio Lobo (i), junto al jefe de las fuerzas Armadas de Honduras, René Osorio (d).
Foto: EFE

TEGUCIGALPA.— El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo ayer que El Salvador quizá quiera “justificar” la compra de aviones de combate al reclamar como suya la isla Conejo, en el Golfo de Fonseca (Pacífico), donde las autoridades hondureñas ejercen soberanía.

En declaraciones a la radio HRN en Tegucigalpa, Lobo expresó que él cree que el reclamo salvadoreño puede obedecer a que en el vecino país están en un proceso electoral, o a que quieren “comprar equipo y justificar quizás ante su Congreso de que autorice la compra de los aviones que están diciendo”.

“A veces cuando un presidente siente que va cayendo en la popularidad, agarra temas como éstos que no son lógicos”, enfatizó el gobernante hondureño, quien, al igual que su homólogo de El Salvador, Mauricio Funes, ya va de salida del poder.

En el caso de Lobo, su mandato finaliza el 27 de enero de 2014, mientras que el de Funes el 1 de junio del mismo año.

En los últimos dos meses el islote Conejo ha sido motivo de un intercambio de declaraciones entre ambos países, con Funes reiterando que le pertenece a El Salvador, mientras que Lobo y sus funcionarios de Relaciones Exteriores insistiendo en que ese territorio nunca ha estado en disputa y que es de Honduras.

Autoridades salvadoreñas han expresado que no tienen capacidad militar para defender el islote, y que Honduras posee un poderío aéreo con el que podría causar mucho daño a El Salvador y hacerlo retroceder unos 20 años en caso de un hipotético conflicto armado.

Un centenario contencioso limítrofe y migratorio llevó a los dos países centroamericanos a una guerra de cien horas en julio de 1969, provocando, además de la destrucción y muerte, la ruptura del Mercado Común Centroamericano, entre otros daños.

Esto fue resuelto mediante un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que definió los límites terrestres y marítimos.

Pero El Salvador ha seguido demorando el cumplimiento de la sentencia, por lo que Honduras pidió hace dos años la colaboración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que la nación vecina acate el fallo de la CIJ.

“Yo he reiterado que no tengo que negociar nada con (sobre) la isla Conejo, porque la isla Conejo pertenece a Honduras (…) es una extensión de territorio nuestro”, expresó Lobo.

El presidente hondureño también afirmó que sobre el tema no ha recibido ninguna comunicación personal de Funes, de quien dijo que tampoco le buscó para dialogar durante la XXIII Cumbre Iberoamericana que se celebró la semana pasada en Panamá.

“El presidente Funes llegó a la cumbre, al momento de su discurso pronunció su discurso y desapareció, no lo volvimos a ver por ningún lado”, acotó Lobo.

De la región del Golfo de Fonseca, que El Salvador y Honduras comparten con Nicaragua, Lobo señaló que “ahí lo que nos estamos repartiendo es la pobreza de los pueblos” y que lo ideal sería que se manejara como “una región trinacional de desarrollo”, iniciativa que ya han discutido los tres países, pero no han puesto en marcha.

Lobo reiteró que el tema del islote Conejo quien “lo ha levantado” es El Salvador y que en los medios de comunicación del vecino país están hablando de aviones de combate.