Inmigrante salvadoreño es la víctima mortal del ataque a LAX

Gerardo Ismael Hernández era un hispano de origen salvadoreño y la próxima semana habría cumplido 40 años de edad
Inmigrante salvadoreño es la víctima mortal del ataque a LAX
Gerardo I. Hernández (i), el agente de TSA fallecido en el tiroteo de LAX y su esposa Ana Hernández.
Foto: AP / Cortesía familia Hernández y AP

El agente de la TSA muerto el viernes tras el tiroteo en el aeropuerto de Los Ángeles, Gerardo Ismael Hernández, era un hispano de origen salvadoreño que llegó al país a los 16 años y la próxima semana habría cumplido 40 años de edad, según indicaron el sábado su esposa y familiares.

Ana Machuca Hernández, la esposa del agente asesinado, leyó la tarde del sábado en la puerta de su domicilio en Porter Ranch, en el Valle de San Fernando, una breve declaración en la que señaló que su esposo era “un gran hombre”, con un profundo amor por su familia y un gran orgullo por su trabajo.

“Era una persona alegre, que se sentía orgulloso de su deber con el público estadounidense. Era un maravilloso esposo, padre, hermano, hijo y amigo”, indicó enfrente de su residencia, en el noroeste de Los Ángeles.

La viuda reveló que ambos se conocieron en 1994, cuando él tenía 19 años y ella 16, y que se casaron cuatro años más tarde, el 14 febrero de 1998, el día de San Valentín.

“Estoy verdaderamente devastada. Todos tenemos roto el corazón. Lo vamos a extrañar muchísimo”, aseguró Machuca Hernández.

Gerardo Hernández, que la próxima semana hubiera cumplido 40 años, era el más joven de sus cuatro hermanos y deja huérfanos a dos hijos.

Un ex compañero suyo, Kevin Maxwell, reveló a la cadena NBC4 que Hernández, que trabajaba en el aeropuerto de Los Ángeles desde hace cinco años, se sentía muy orgulloso de su hijo y hablaba “profundamente” de su hija.

Con un gran deseo de triunfo y de ascender en su trabajo, Hernández llegó a Estados Unidos desde su país de origen, El Salvador, a los 16 años de edad y se graduó en la Preparatoria Los Ángeles, según señaló al diario San Gabriel Valley Tribune su hermano Francisco Hernández.

La cuñada del agente, Xiomara Hernández, indicó a este medio que la víctima era un hombre dedicado completamente a su familia y “tenía muy buen humor.”

Detalló que trabajó para la Agencia federal de Seguridad del Transporte (TSA, en inglés) durante los últimos ocho años, hasta ayer cuando cayó abatido por los disparos que perpetró con un rifle de asalto el joven de 23 años Paul Anthony Ciancia en la terminal 3 del aeropuerto internacional de Los Ángeles.

Según reveló la esposa de su hermano, uno de los disparos que recibió Hernández mientras revisaba los pasaportes de los viajeros penetró en su pecho y afectó una arteria, lo que ocasionó su muerte.

Debido a que Ciancia continuó efectuando disparos por la terminal, el equipo de rescate no pudo atender de manera inmediata al agente de la TSA, tal como indicó Xiomara Hernández.

Un equipo de paramédicos llevó a la víctima al centro Ronald Reagan de UCLA, en dónde fue operado de urgencia sin que los médicos lograran salvar su vida. El agente fue declarado muerto a las 11:00 a.m. PT, una hora y media después de haber recibido los disparos.

“No hay palabras para explicar el horror que experimentamos”, indicó por su parte el administrador de la TSA, John Pistole, quien confirmó que Hernández es el primer “agente asesinado en el cumplimiento del deber.”