Nutrición en la tercera edad

Con el paso de los años, la rutina de actividades cambia y el organismo modifica gran parte de su sistema, por eso es importante cuidar la alimentación.

Es importante saber qué comida se debe comer con el paso de los años.
Es importante saber qué comida se debe comer con el paso de los años.
Foto: Esta imagen es una obra derivada de Forbidden Fruit! por Matthew Kirkland, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/simpologist / 35969359/

Con el paso de los años, la rutina de actividades cambia y el organismo modifica gran parte de su sistema. Como en toda etapa de su vida, la alimentación debe adaptarse también a esos cambios, para que le sea útil y le brinde los nutrientes necesarios para tener un organismo saludable. El consumo de calorías, grasas, vitaminas y minerales son algunos puntos que debe tener en cuenta a la hora de elegir cómo alimentarse en la tercera edad.

Es la unidad que mide el poder energético de los alimentos, por lo tanto, saber cuántas calorías debe consumir dependerá mucho de su rutina. En la tercera edad, el ritmo de actividades físicas decae y se queman menos calorías diarias, por lo que es necesario disminuir también su consumo. En caso contrario, las calorías se acumulan y se traslucen en una ganancia de peso con peligro de desarrollar obesidad.

Los alimentos ricos en proteínas juegan un rol principal en la dieta de los adultos mayores. Al envejecer, su cuerpo comienza a utilizar de manera menos eficaz las proteínas que consume, por lo que la primera necesidad pasa por aumentar el consumo de alimentos proteicos. El pescado, el queso, los huevos y la carne de pollo son buenos aliados en la dieta de los adultos, ya que proporcionan mayor cantidad de proteínas sin exagerar el consumo de calorías.

Además de ser una importante fuente de proteínas, los cereales y las legumbres le ayudarán a evitar los problemas vinculados al deterioro del sistema digestivo. Uno de ellos es el estreñimiento, por lo que aumentar la ingesta de fibras le permitirá mantener una nutrición más saludable y con menos complicaciones. Consumir una ración de cereales en el desayuno, la comida más importante del día y una de legumbres en el almuerzo le proporcionará los nutrientes necesarios para afrontar la rutina.

Si bien siempre las vitaminas y los minerales son importantes, el consumo de ambos se vuelve mucho más imprescindible durante la tercera edad. El deterioro normal del cuerpo exige incorporar vitaminas A y B, como así también de minerales, como el zinc, el calcio y el hierro. Apostar al consumo de frutas y verduras y optar por un suplemento dietario deben ser una prioridad para quienes deseen una buena nutrición en la tercera edad.