Elección para gobernador de Virginia llega a recta final

Las elecciones de mañana podrían dar indicios de cambios de partido político para el país. Encuestas indican que el favorito para ganar es el demócrata Terry McAuliffe con 46% de los votos a diferencia del 40% para el republicano y Ken Cuccinelli, en un estado que se ha considerado un "bastión repubicano"
Elección para gobernador de Virginia llega a recta final
El vicepresidente Joe Biden (centro) y el senador Mark Warner, D-Va. (izquierda) salieron a hacer campaña hoy para el candidato demócrata Terry McAuliffe (derecha) a la gobernación de Virginia.
Foto: AP

Arlington- El demócrata Terry McAuliffe y el republicano Ken Cuccinelli, los principales candidatos para gobernador de Virginia, continuaron hoy sus actos de campaña en la recta final de la contienda que, según observadores, ayudará a marcar la estrategia de ambos partidos para los comicios legislativos de 2014.

Acompañados por líderes estatales y nacionales de sus respectivos partidos, ambos candidatos hoy movilizaron a los votantes para que acudan a las urnas mañana, tomando en cuenta que las encuestas de opinión vaticinan un amplio margen de victoria para McAuliffe.

Durante un acto de campaña en la ciudad de Annandale, el vicepresidente Joe Biden, señaló hoy que la nación entera tiene la vista en Virginia, que tiene ante sí la oportunidad de presentarse como el rostro del progreso en el estado.

Siguiendo el libreto demócrata, Biden pintó a Cuccinelli como un extremista que se opone a que las mujeres tengan acceso al cuidado médico, y advirtió de que si gana, éste revertirá el progreso en Virginia.

Ayer, el presidente Barack Obama participó en un acto de campaña a favor de McAuliffe, que ha contado con el respaldo de importantes figuras demócratas como el expresidente Bill Clinton y la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, para quienes trabajó en puestos clave en sus campañas electorales.

Cucinelli, respaldado por el movimiento conservador “Tea Party”, tenía previsto participar en actos de campaña junto con el senador republicano por Florida, Marco Rubio, y el exlegislador republicano de Texas, Ron Paul.

Cuccinelli, actual fiscal general del estado, ha dicho que la contienda será un referendo sobre la reforma sanitaria “Obamacare” que, a su juicio, está perjudicando a los residentes de Virginia.

Tanto McAuliffe como Cuccinelli se disputan el cargo para reemplazar al gobernador republicano Bob McDonnell, que por ley no puede presentarse a un segundo término consecutivo.

El tercer candidato en las papeletas de votación, el libertario Robert Sarvis, tiene apenas el apoyo del 8% del electorado, según una encuesta independiente de hoy de la universidad de Quinnipiac. Esa misma encuesta da a McAuliffe el 46% y a Cuccinelli, el 40%.

Mientras tanto, grupos hispanos hoy movilizaron a los electores latinos, conscientes de que aunque conforman una pequeña parte del electorado, podrían marcar la diferencia en distritos donde la contienda se perfila muy reñida.

Aunque Virginia ha sido durante mucho tiempo un inconfundible bastión republicano, el estado ha registrado importantes cambios demográficos que han moldeado su agenda y mapa político. Entre 2000 y 2010, la población latina creció en un 92% y ahora conforma el 8.4% de la población y el 3.5% de los inscritos para votar.

Para los grupos hispanos, la inmigración y la creación de empleos figuran entre los temas predominantes de la campaña. McAuliffe apoya una reforma migratoria que permita la legalización de los indocumentados, mientras que Cuccinelli mantiene una línea dura contra la inmigración ilegal.